ROBARON PIEZAS DE UN MUSEO EN MERCEDES, LAS VENDIERON Y TERMINARON FORMALIZADOS

Tres personas fueron imputadas por la Fiscalía, pero no fueron a prisión, sino que deberán cumplir otras medidas cautelares.

La fiscal departamental de Mercedes de 2do Turno Andrea Mastroianni imputó a tres personas este jueves por el robo de piezas fósiles del museo municipal Alejandro Berro. Dos de ellos fueron imputados por un delito de hurto especialmente agravado por la pluriparticipación y por realizarse cosas existentes en establecimientos públicos, en calidad de autores.

El restante fue imputado como presunto autor penalmente responsable de un delito de receptación.

Para los tres imputados se dispuso la obligación de fijar domicilio, de presentarse en la seccional policial de su domicilio cada 15 días, prohibición de salir del país, cierre de fronteras y retención de documentos de viaje como medida cautelar. Estas medidas deberán ser cumplidas durante 120 días, período donde continuará la investigación a los efectos de presentar la acusación correspondiente.

Según el pedido de formalización de la fiscal, el pasado 19 de febrero un representante de la Intendencia de Soriano radicó la denuncia por el hurto de varias piezas del museo, más específicamente materiales fósiles de la colección del museo ubicada en el Museo del Parque Mauá, perteneciente al gobierno departamental.

La fiscal señala que el 7 de diciembre de 2020, un paleontólogo de la Facultad de Ciencias informó al Coordinador del Museo que había una publicación en la red social Facebook, en un grupo «Fósiles del Uruguay» -dedicada a la exhibición y venta de fósiles y piezas arqueológicas provenientes de varias partes del país y del extranjero.

La persona identificada tenía domicilio en Maldonado y subió fotos de una supuesta colección de su propiedad de más de 50 piezas fósiles, que el universitario identificó que podrían pertenecer al Museo. En enero se constató una nueva publicación en el mismo grupo, realizada por otro imputado, que ofrecía piezas gliptodonte. Estas piezas también fueron reconocidas por el panteólogo como posibles del museo.

Se continuaron realizando inspecciones diversas de las que surgen algunas irregularidades, como que, en momentos de remodelar el Museo Mauá, algunas piezas de la colección fueron dejadas en malas condiciones ambientales, sin seguridad, en una habitación abierta ubicada en el parque y al acceso de todas las personas que pudieron concurrir allí.

«Es de destacar que el Museo estuvo un período de refacción, mejoras y acondicionamiento de la parte edilicia, habiéndose finalizado las obras en octubre de 2020 con trabajos de recuperación de fachada y nueva iluminación de la misma», sostiene la Fiscalía.

El paleontólogo -que trabajó durante dos años en el análisis, inventario y acondicionamiento de la colección Berro en 2009 y 2010- al ver las publicaciones en las redes, identificó claramente las piezas debido a las características de los materiales y la presencia de los números en varios de ellos, por lo que, antes de denunciarlos, procedió a comunicarse con uno de sus colegas para poner en conocimiento de las irregularidades y del peritaje realizado.

Su colega, previo a hacer la denuncia, se comunicó con los imputados, quienes le dijeron que eran coleccionistas aficionados y las había comprado a través de la página «Fósiles del Uruguay» a una persona oriundo de la ciudad de Mercedes a quien le pagó una suma de 15 mil pesos y este expresó la voluntad de entregar las piezas.

«Por lo expuesto A. junto al funcionario municipal M.B. concurrieron a la ciudad de Maldonado con fecha 03 de febrero de 2021 donde N les hizo entrega de las piezas que tenía en su poder, resultando ser un total de 61 piezas. Asimismo, al constatar la publicación efectuada por el imputado F., A. se contactó con el mismo quien, luego de varias comunicaciones, el día 05 de febrero de 2021 le hizo entrega de dos piezas de las cinco que había publicado, manifestando en primera instancia que se las había regalado una persona de la ciudad de Dolores», asegura la Fiscalía.

Los imputados declararon ante la justicia que fueron el año pasado al Parque Mauá a pasear y en determinado momento fueron caminando hacia la zona que queda ubicada en la parte trasera del Castillo Mauá donde además se puede acceder a una de las habitaciones del museo y que ingresaron a una de ellas donde se llevaron varias piezas fósiles.

Se realizaron diferentes intervenciones en los domicilios de los imputados donde se incautaron más piezas pertenecientes a esta colección de acuerdo a lo que surge de la pericia primaria realizada por el experto. En la casa de uno de los imputados se encontraron 3 piezas y en la otra casa se hallaron 134 piezas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *