LA PREGUNTA DE MUJICA: “¿CUÁNTOS MUERTOS TENDRÁN QUE PASAR?”

Dijo que el gobierno “se cerró sobre sí mismo con una especie de aire triunfal” y que en la oposición “no hubo sabiduría suficiente”.

En su más reciente audición en la emisora M24, el expresidente José Mujica señaló que «la pandemia, con esa profunda herida que le ha hecho a la nación en todos los órdenes, paradojalmente abrió, insinuó una posibilidad necesaria de abrazo nacional, abrazo nacional de la política, en el sentido más alto, con la ciencia, con el pueblo de todos los colores; había que tratar de unirnos ante el peligro, esa es una condición que imponen a una Nación los momentos excepcionales; no se trata de pensar iguales, de abdicar de diferencias; se trata de que, en ese momento, tengamos capacidad de formarnos en derredor de los intereses más sublimes que tiene la nación, en este caso la defensa de la vida».

Pese a ello «hemos estado muy lejos de esto, por dos causas esencialmente» dijo Mujica, en cuya opinión la más relevante de esas causas consiste en que «el gobierno se abroqueló, se cerró sobre sí mismo con una especie de aire triunfal y entonces la política pequeña ahogó todos los intentos». Debido a ello, «los prejuicios y estereotipos se impusieron y hoy están abriendo una grieta peligrosa».

Mujica también hizo un ejercicio de autocrítica, e indicó que «al mismo tiempo, quienes somos oposición no tuvimos la sabiduría suficiente para lograr que el gobierno saliera de su soledad de adeptos y de encuestas; en un momento trágico todos fuimos incapaces (. . . ) de darle un abrazo a la Nación en medio del sufrimiento, ser antes que nada nosotros».

Para Mujica, esa grieta puede apreciarse a simple vista en el momento en que vivimos como sociedad. «Donde ahora se antagoniza hasta con la ciencia, donde se ha caído en una persecución pequeña dentro de la administración pública, se castiga la libertad de opinión, después se va a premiar la obsecuencia; se olvida que el capital más diferenciador que tiene el Uruguay es un sistema político que sin pedirle a nadie que abdique, puede sostener un clima de respeto institucional y humano, un raro país en América Latina donde en el Estado a nadie se le presiona por opiniones, por lo que votó, donde la tolerancia a la diversidad es (. . . ) su mayor riqueza; la pandemia debió haber multiplicado y reforzado este carácter, debió haber reforzado lo mejor de nosotros como país, y está haciendo exactamente lo contrario. ¿Hasta cuándo? No lo sé, no lo puedo saber».

«¿Serán capaces, quienes tienen la responsabilidad de gobernar que la nación les dio por mayoría, de tener empatía con toda la sociedad? ¿Apertura con toda la sociedad? ¿Y poder trabajar para crear un Nosotros que no es la obsecuencia sino que es la concordia? Vaya desafío», planteó el líder del MPP.

«Esta enfermedad pandémica nos puede hacer mucho mal, nos ha hecho muchísimo mal» remarcó Mujica, quien advirtió que la situación «puede ser mucho peor, no solo el mal físico sino el psicológico, en el clima de tolerancia de la propia sociedad; ¿cuántos muertos tendrán que pasar? ¿No habrá un poco de empatía entre nosotros todos? Desafíos del Uruguay de hoy», concluyó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *