CANCILLERÍA GASTÓ US$ 800 EN ALMUERZO CON ARBELECHE, Y AL SABERLO, BUSTILLO ASUMIÓ EL PAGO

La compra fue criticada por un diputado del Frente Amplio, lo que generó la reacción del canciller, que desconocía cuánto se había gastado.

Por Nicolás Delgado

El canciller, Francisco Bustillo, brindó un almuerzo a la ministra de Economía y Finanzas, Azucena Arbeleche, por el que el Ministerio de Relaciones Exteriores gastó $ 35.440, el equivalente a US$ 800. Los ministros almorzaron en Cancillería, pero el catering fue servicio del restaurante La Corte, ubicado en Ciudad Vieja, frente a la plaza Matriz, y el gasto fue cuestionado por el diputado frenteamplista Gustavo Olmos en redes sociales. Fuentes de Cancillería informaron a Montevideo Portal que, al enterarse del monto gastado, el canciller pidió este lunes «retirar el gasto», y pagar él, de su bolsillo, el almuerzo.

El viernes 26 de febrero, Bustillo, Arbeleche y nueve personas más almorzaron y luego mantuvieron una reunión de trabajo que fue anunciada en el portal del Ministerio de Relaciones Exteriores. El almuerzo se pagó a través de una compra directa por el monto máximo de $ 33.000. Se trató de 11 almuerzos y la Agencia Reguladora de Compras Estatales habilitó el gasto de hasta $ 2.459 por persona más IVA ($ 3.000).

El proveedor del almuerzo fue Irosil Sociedad Anónima, razón social del restaurante La Corte, uno de los más prestigiosos del país. Además, Cancillería gastó $ 2.440  por concepto de «centro de mesa alargado» y «arreglo floral en el almuerzo ofrecido del Sr. Ministro a la Ministra Azucena Arbeleche». En total, entre los 11 almuerzos y el arreglo floral, se generó un gasto de $ 35.440.

El comunicado oficial de Cancillería en el que se da cuenta de la reunión informa que «la ocasión nuevamente permitió un intercambio muy rico entre los jerarcas y sus respectivos equipos, gracias al que se afinaron los objetivos y próximas actividades a desarrollar en la materia». El diputado Olmos, que compartió en su cuenta de Twitter capturas de pantallas de la Agencia Reguladora de Compras Estatales en las que se comunican estos gastos, recordó este fragmento del comunicado del ministerio y agregó: «Qué querés que te diga…».

Austeridad bajo la lupa

Antes de saber que el gasto por parte de Cancillería había sido retirado, Olmos dijo a Montevideo Portal que «el monto no mueve la aguja», pero alertó que «gastar US$ 800 en un almuerzo entre dos ministros y sus equipos no va en la misma línea de austeridad aplicada por el gobierno en otros sectores». En ese sentido, advirtió que le parece bien que «el canciller agasaje a jerarcas extranjeros con protocolos determinados, como se recibe a nuestras autoridades en el extranjero», pero agregó que «no corresponde la diplomacia de cóctel entre ministros del gobierno».

El canciller ha sido un defensor de «la diplomacia de cóctel», criticada y combatida por su antecesor, Ernesto Talvi. «El mal llamado cóctel no se trata de otra cosa que los almuerzos con distintos empresarios, con distintos actores de la realidad donde a uno le toca actuar», dijo Bustillo el 17 de julio, días después de asumir el cargo de canciller. «Son los tantos esfuerzos que uno hace para desarrollar relaciones serias, de dar a conocer el país, de interactuar, de intentar captar inversores extranjeros, en fin», agregó el ministro en aquella instancia.

Por otra parte, la búsqueda de la austeridad en el gasto es uno de los emblemas del gobierno y en particular del Ministerio de Economía y Finanzas. «Cuidaremos cada peso de los contribuyentes», anunció el presidente Luis Lacalle Pou el 1 de marzo de 2020 en el Palacio Legislativo, minutos después de asumir como mandatario. «Reclamamos coherencia», dijo Olmos, tras recordar la promesa de Lacalle.

En el restaurante en cuestión almorzaron hace casi 14 años, el 10 de marzo de 2007, los entonces presidentes de Uruguay y Estados Unidos, Tabaré Vázquez y George W. Bush.

La carta

Bustillo envió una carta al director general para Asuntos Técnico Administrativos, Hugo Caussade, cuyo contenido fue difundido por El País, en la que dice que el monto del almuerzo se incluyó «por error» como gasto de protocolo, cuando él había pedido que le remitieran las facturas a su cuenta, ya que se trataba de un almuerzo de trabajo «por lo que no corresponde imputarlo al erario público».

«Entiendo al respecto que aún no se recepcionaron dichas facturas, estando a la espera de las mismas para hacerlas efectivas de mi propio peculio», agregó Bustillo.

El canciller había pedido a sus ayudantes milanesas con puré. En el almuerzo, que se desarrolló entre las 13 y las 16 horas, «hubo diferentes tipos de milanesas, con mozzarella, confites, y puré de papas rústico; postre y bebida sin alcohol», informó el diario.

Otros gastos

El diputado opositor también incluyó en el tuit que informa sobre los gastos otra compra oficial por concepto de «alquiler de manteles, senderos y servilletas en el marco del almuerzo que ofrecerá el señor ministro de Relaciones Exteriores» por $ 3.019, pero a diferencia de las otras dos compras (los 11 almuerzos y el arreglo floral), que se realizaron oficialmente el 26 de febrero (el mismo día del encuentro de los ministros y sus equipos), la compra por el alquiler de manteles está fechada el 1 de marzo.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.