MUJICA Y LA “GUERRA” POR LAS VACUNAS: “ES UNA PÁGINA DE VERGÜENZA A ESCALA MUNDIAL»

El exmandatario lamentó que ante un mal global, la humanidad no haya respondido de manera unida y solidaria.

En su espacio semanal en la emisora M24, José Mujica esbozó un rápido análisis de la situación mundial en la lucha contra la pandemia por coronavirus y lamentó que -como en tantas ocasiones- el egoísmo prevaleciera sobre la solidaridad.

«Siempre los intereses más fuertes en cada sociedad encontraron argumentos que se blandieron en su época para justificar incluso atrocidades, hasta incluso la esclavitud», señaló, citando ejemplos históricos. Como ejemplo, se refirió a las defecciones de las clases pudientes en el proceso independentista latinoamericano, y a la actitud de los magnates esclavistas en los Estados Unidos antes de la Guerra de Secesión.

«Sería muy cruel que con nuestro pensar y sentir de hoy, juzgáramos el pasado», reflexionó Mujica, precaviéndose del riesgo de hacer lecturas del pasado desde lo actual.

«Si la Humanidad sigue viviendo y avanzando, es seguro que mirará los egoísmos y crueldades de nuestra época como remanentes prehistóricos. Lo que está pasando con las vacunas y la pandemia, van a gritar la historia y el porvenir, van a gritar con fuerza, que primero en todo caso los más ricos, y los otros que esperen», criticó.

Para Mujica, mientras la pandemia campa a su anchas por el planeta «se está escribiendo en los hechos una página de vergüenza a escala mundial. Este virus no solo mató gente, paralizó la economía implacablemente, sino que además ha desnudado sin piedad el egoísmo de nuestra civilización. Porque a una virosis globalizadora que en apenas un año recorrió el mundo entero, la Humanidad no respondió como tal en su conjunto, sino que cada sociedad ha hecho lo que ha podido y como puede y con lo que puede».

«Por ello, consideró que «no hay que vaticinar que va a sobrevenir un mundo mejor automáticamente porque habremos aprendido una dura experiencia. Seguramente que algunas consciencias se van a estremecer, se van a sacudir, pero la carrera de intereses inmediatos va a seguir agendando los hechos de la vida real», advirtió.

Para el veterano líder frenteamplista, modificar ese rumbo requiere contar con «fuerzas humanas organizadas de gente que compromete y transforma su existencia en una causa que tiene como objetivo labrar y luchar para un mundo mejor».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.