PAYSANDÚ: QUEMÓ VIVO A UN COMPAÑERO DE PENSIÓN A CAUSA DE UNA DESAVENENCIA POR COMIDA

La víctima falleció horas después. El sospechoso incluso ayudó a extinguir el fuego que había provocado.

Sobre las 05.00 horas del domingo, un incendio ocurrido en una finca de las calles Gutiérrez Ruíz y Uruguay de la capital sanducera, tuvo trágicas consecuencias.

Según informara la Jefatura de Policía de Paysandú, el fuego se desató en una habitación del inmueble, que funciona como pensión. Allí fue rescatado por bomberos un hombre de 36 años rescatada por Bomberos y trasladado en un patrullero hasta el hospital local. La gravedad de sus heridas hizo que los médicos dispusieran su derivación al Centro Nacional de Quemados (CENAQUE) en Montevideo. Por desgracia, el hombre -identificado como Francisco Lalleves Medeiros- murió durante el viaje.

De acuerdo con la información brindada por la policía local y la crónica del episodio publicada por el medio local El Telégrafo, indicios recabados en el lugar hicieron sospechar de intencionalidad en el siniestro. Asimismo, se supo que el fallecido mantenía una desavenencia con otro de los inquilinos del lugar.

El otro inquilino en cuestión, un hombre de 41 años y sin antecedentes penales, se habría detenido a fumar un cigarrillo ante la habitación de Lalleves. En esa ocasión, encendió un trozo de nylon y acercó a unas sábanas que colgaban en la puerta de la habitación donde Lalleves descansaba. De inmediato se desató un incendió, con el resultado antes descrito.

Cuando cundió la alarma y os residentes intentaron sofocar las llamas, el propio incendiario colaboró en las tareas, arrojando baldes de agua a la habitación.

Posteriormente, las actuaciones policiales permitieron saber sobre la desavenencia entre las dos personas. En la tarde anterior a la tragedia, se produjo un incidente que provocó «rabia» en el agresor. Lalleves le habría quitado unos alimentos y cuando le reclamó, éste le contestó: «qué me importa».

Detenido, formalizado y sometido a juicio abreviado, el responsable de la conflagración fue condenado por «un delito de incendio en concurrencia formal con un delito de Homicidio culposo, en calidad de autor», por lo que deberá cumplir una pena de cuatro años y seis meses de penitenciaría de manera efectiva.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *