MOVILIZACIÓN EN PAYSANDÚ EN DENUNCIA DE PRESUNTO CASO DE HOMOFOBIA POR PARTE DE LA POLICÍA

Organizaciones feministas y LGBT convocaron a movilizarse en la misma plaza en la que dos mujeres habrían sido expulsadas por la Policía tras la denuncia de vecinos.

Este jueves habrá una movilización en la ciudad de Paysandú, precisamente en la plaza Raúl Sendic, ubicada en Uruguay y Enrique Chaplin, en denuncia de un presunto caso de homofobia protagonizado por dos agentes de la Policía.

El hecho se conoció luego de la denuncia pública del escritor sanducero Carlos Caillabet, quien relató en Facebook: «Paysandú. Martes de mañana. Primavera. Juego en la plaza ubicada en E. Chaplin y Uruguay con mi nieto de siete años. Dos muchachitas conversan, ríen. Cada tanto se besan, se abrazan. Se miman. Ríen. De pronto una camioneta policial irrumpe en la plaza. Bajan dos agentes: un hombre y una mujer. Van directo a las muchachas. Algo les dicen. Las muchachas agarran sus mochilas, sus botellitas de agua y se encaminan a la salida de la plaza. De cabeza baja pasan al lado mío. Les pregunto qué les dijeron los policías. -Que no podemos estar aquí, que hay niños. Alguien llamó a la policía. Nosotras respetamos a todos, a los policías, a todos… -me dicen. Cuando salen de la plaza caminan tomadas de la mano. Ya no ríen».

El testimonio fue compartido más de 2.400 veces en la red social. En repudio a este caso, este jueves hay una movilización convocada por algunos colectivos feministas y LGBT. La concentración fue convocada originalmente por la Asamblea Permanente de Mujeres, Lesbianas y Trans de Paysandú y acompañará Manos Púrpura, también de dicha ciudad.

En conversación con Montevideo Portal, Alejandra López, de Manos Púrpura, dijo que también hay una campaña en redes sociales bajo el hashtag #besarnoesdelito.

«Como organizaciones sociales entendemos que esta es una realidad que lastimosamente se vive todos los días, no solamente en Paysandú sino en diferentes puntos de Uruguay», lamentó López.

«Lo que se cometió es totalmente atroz porque atenta contra nuestras libertades. Repudiamos el accionar de la Policía así como también el de los vecinos, que fueron quienes propinaron estas denuncias con argumentos carentes de sentido, porque no hubo ningún tipo de exhibicionismo, ningún atentado violento al pudor, eran simplemente dos chicas que se estaban dando un beso en el espacio público», afirmó la activista.

López lamentó que luego del Mes de la Diversidad, época en la que se repasan en diversas actividades los derechos adquiridos por la comunidad LGBT, sigan sucediéndose estos hechos. «Los derechos ya están, pero no siempre se cumplen», afirmó. En este sentido, aseguró que la idea es «seguir denunciando» y agregó: «No van a tener más la complicidad de nuestro silencio. Al closet no volvemos nunca más, estas cosas hay que denunciarlas para que no sigan aconteciendo».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *