HIJO DE WILSON FERREIRA SIENTE “DOLOR” POR DIFERENCIAS CON HERMANO QUE ASUMIÓ COMO SENADOR

El cabildante Gonzalo Ferreira asumió en el Senado en lugar de Manini Ríos y dijo que “ser blanco es una cuestión biológica”, pero ahora es “maninista”.

El cabildante Gonzalo Ferreira, hijo del histórico dirigente nacionalista Wilson Ferreira Aldunate, asumió circunstancialmente este miércoles una banca en el Senado en lugar del líder de Cabildo Abierto, Guido Manini Ríos.

En declaraciones a la prensa luego de asumir la banca, fue consultado sobre su filiación política. «Acá hay dos temas, uno el partido y el otro el ADN. Ser blanco es una cuestión biológica, más que cuánto calza, usted puede amputarse un pie, pero yo soy blanco congénitamente. Y soy de Cabildo Abierto porque soy de Manini», respondió, según consignó Telemundo.

Acerca de por qué se unió a Manini, dijo que se sintió «interpretado» por él y ahora es «maninista». «Manini es un hombre perfectamente coherente y estructurado», apuntó.

Al ser consultado sobre si coincide con Manini en que algunos familiares de detenidos desaparecidos durante el terrorismo de Estado están motivados por el odio, Ferreira respondió: «No voy a decir cosas que usted quisiera que yo dijera». Sin embargo, insinuó estar de acuerdo con él: ¿Usted se imagina que yo en algo muy importante puedo discrepar con Manini?

Por otro lado, Ferreira dijo que Cabildo Abierto «está asumiendo el rol por el cual la gente lo votó» y que «si hay un partido lineal es Cabildo Abierto» porque es «coherente». «Es una pieza fundamental de la coalición, usted le saca Cabildo Abierto y el rancho queda tembleque».

En su cuenta de Twitter, otro hijo de Wilson Ferreira, Juan Raúl Ferreira, actualmente vinculado al Movimiento de Participación Popular (Frente Amplio), dijo sentir «dolor» por su hermano.

«El tweet más difícil de mi vida: nunca acepté opinar sobre la adhesión de mi hermano a Cabildo Abierto. Viéndolo hoy por TV, ante tantas consultas sobre el tema, solo diré que una vez más me abstendré de hablar. Es una diferencia que tiene tantas décadas como el dolor que causa», escribió.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *