SE ENTREGÓ LA PRIMERA BOMBA DE INSULINA SUBVENCIONADA POR EL FONDO NACIONAL DE RECURSOS

Valeria, de 15 años, llevaba un año esperando el dispositivo. “Uruguay vuelve a liderar en el compromiso con los pacientes con diabetes”, dijo Fco. Javier González, representante de ADU.

El pasado jueves 17 de setiembre, Valeria, una adolescente de 15 años, fue la primera paciente con diabetes del Uruguay en recibir un sistema de infusión de insulina con monitoreo continuo (bomba de insulina) subvencionado por el Fondo Nacional de Recursos. La joven comenzó los trámites para adquirir el dispositivo un año atrás.

«Este no es un momento más, se trata de la vuelta de Uruguay al liderazgo tanto en la investigación como en el compromiso con los pacientes con diabetes. Estamos empezando a parar las fichas del dominó y esta es la primera ficha que cae», dijo a Montevideo Portal Fco. Javier González, de la Asociación de Diabéticos del Uruguay (ADU).

En 2013 se creó la Asociación de Usuarios de Bomba de Insulina del Uruguay (UBI), para agrupar e identificar las necesidades, experiencias y esfuerzos por lograr tener el mejor tratamiento. Para 2017, ADU y UBI iniciaron una campaña en Change.org fundamentando y solicitando al Ministerio de Salud Pública la incorporación al PIAS (Plan Integral de Asistencia en Salud) de dicha tecnología.

En octubre de 2019 el presidente Tabaré Vázquez firmó el decreto para incorporar la bomba de insulina al Fondo Nacional de Recursos, en una etapa inicial para menores de 15 años que cumplan con una lista de requisitos para entrar en la lista de inclusión. Tal fue el caso de Valeria, quien solicitó el dispositivo cuando tenía 14 años.

«Esta primera etapa de inclusión tiene un programa con dos modalidades: solicitar la subvención de la bomba y de los insumos o solicitar solo los insumos. El objetivo final y lógico es que todo aquel que lo necesite, sin importar la edad, pueda acceder a la subvención», resaltó González.

Adquirir la bomba cuesta alrededor de 10.000 dólares y los insumos mensuales ascienden a 1200 dólares. Un gasto que, en la mayoría de casos, se hace «a sacrificio para lograr la mejor calidad de vida».

«Estamos dentro del compromiso 2020-2025 que firmó el actual presidente, Luis Lacalle Pou, para establecer un primer registro nacional de personas con diabetes. Esto lo que va a permitir es saber exactamente cuántos pacientes hay, qué control llevan y qué necesidad tienen. Es importante entender que un día en CTI le sale al sistema de salud entre 1500 y 2000 dolares; los pacientes diabéticos que padecen crisis agudas tienen altas probabilidades de tener que estar en CTI. Hablamos que en 4 o 5 días de internación se costearía la bomba, el paciente mejoraría la calidad de su tratamiento y a la larga resultaría un beneficio para todo el sistema», detalló el integrante de ADU.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *