INTERIOR, UDELAR Y PROYECTO ECHO PRESENTARON PLAN DE SALUD MENTAL Y ADICCIONES EN CÁRCELES

Larrañaga anticipó que luego también se trabajará en salud mental de policías de prisión, dado que viven “situaciones de altísimo estrés”.

En la tarde de este miércoles el Ministerio del Interior presentó un convenio de cooperación con la Universidad de la República y el Proyecto Echo por el que se crea un plan de salud mental y adicciones que busca mejorar la salud de policías y personas privadas de libertad.

Según informaron las autoridades, se trata del primer plan de atención al consumo problemático de drogas y estará liderado por el profesor Henry Cohen (quien lidera el proyecto Echo) junto a la Udelar y en coordinación con ASSE, el Instituto Nacional de Rehabilitación (INR) y el Hospital Policial.

Estos trabajos se realizarán en primera instancia en módulos de las unidades penitenciarias número 4 (Santiago Vázquez, exComcar), número 5 (Cárcel de mujeres) y número 6 (Punta de Rieles).

En conferencia de prensa, el ministro de Interior Jorge Larrañaga calificó el proyecto como «histórico», y señaló que apunta a «quebrar el círculo de delincuencia – cárcel – delincuencia que es permanente y que genera una reincidencia que supera el 65% en algunos casos».

«El abordaje policial en esto queda corto, absolutamente corto. Es necesario un abordaje social, un abordaje educativo y programas de esta características que ayudan a una población carcelaria que tiene problemas de adicciones, no solo drogas, sino psicofármacos que están en una transacción cotidiana y que perjudican el clima de convivencia dentro de la cárcel», dijo el jerarca.

Más adelante se comenzará a trabajar también en planes de salud mental para el personal policial que desarrolla tareas en las cárceles. Según Larrañaga, estos trabajadores viven «situaciones de altísimo estrés» dada su «realidad profesional extremadamente compleja».

Por su parte, el doctor Cohen contó que el proyecto Echo busca «democratizar la atención médica de las personas menos favorecidas y desmonopolizar los conocimientos».

Junto a la extensión universitaria de la Facultad de Medicina de Udelar, el proyecto Echo llevará adelante dos proyectos.

«Uno es una especie de ateneo, una clínica virtual donde se discuten casos reales de pacientes y entre todo el personal de salud se conversa, se discute y se llega a conclusiones para colaborar con el médico o psicólogo. Ayuda a aprender entre pares y a multiplicar los conocimientos para que podamos aplicarlo a otros pacientes en condiciones similares», contó Cohen.

Por otro lado, el segundo plan, el «más desafiante y más difícil» según el doctor, es «crear un sistema de formación de pares»: «Se van a formar a un grupo seleccionado de privados de libertad que estarán encargados de formar a otras personas en la lucha contra el problema de las adicciones. Es complejo y desafiante pero tenemos confianza en que lo podemos hacer».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.