HISTORIA Y NUMISMATICA

Las monedas como pretexto.

Un aporte de divulgación del Sello de la Historia.

El término Numismática proviene del latín,” numisma” que quiere decir moneda y el termino en la extensión del mismo, quiere decir “Ciencia relativa al estudio de las monedas”

En nuestro país que se constituye como tal partir de 1830, circulaban monedas provenientes de Brasil, Argentina, España e Inglaterra, pero desde 1831 se establece un mandato sobre lo que debe ser una política monetaria de un país que debía tener en circulación una moneda propia.

Por esta razón en 1844 se crea La Casa de la Moneda Nacional, aunque trabajos previos a la inauguración oficial, y en la tarde del día 13 de diciembre del año 1843, fue realizada la primera prueba en plomo de una moneda de veinte centésimos. En la Casa de Moneda Nacional fueron acuñadas piezas de los valores de cinco, veinte y cuarenta centésimos en cobre y de Un peso en plata, las que llevan la fecha del año de su creación: 1844 .

El equipo de El sello de la Historia, en sus salidas de campos realizando trabajos de prospección ha encontrado variedad monedas en diversos lugares. La razón del porque de las mismas en distintos sitios, es sencilla, se trata seguramente de monedas extraviadas, por personas que transitaron por el lugar en otros tiempos.

Estas monedas que formaran parte de la colección de Numismática del Liceo Antonio M Grompone y del Museo Itinerante de ESdlH, podrán ser observadas por todos aquellos que el tema les despierte curiosidad, porque de eso se trata nuestra tarea, de realizar trabajos de rescate arqueológico, para una vez investigado ser divulgado, aportando así al conocimiento patrimonial.

A continuación, y a modo de ejemplo hablaremos de tres monedas, que resultan significativas de acuerdo a los años que fueron acuñadas como en el contexto político en el que ocurrió.

Analizaremos entonces monedas de los años, 1877, 1901 y 1936, todas ellas encontradas en campos de Salto.


1877

El gobierno provisorio de Latorre propone orientar la política monetaria de nuestro país, con el objetivo de encausar el sistema en el cual circulaban monedas de diferentes lugares que eran tomadas como válidas para el pago en el mercado, pero que entre otros inconvenientes dificultaban poder medir la economía de nuestro país al no tener un patrón formal y único establecido.

Así recurre a una ley de 1862, una nueva acuñación de monedas de plata en los valores de 10, 20, 50 centésimos y 1 peso, la que fue realizada en Francia, en la Casa de Moneda de París.

Una de las monedas encontradas por el grupo es la de 20 cent.

 

Moneda de plata, muy liviana y que resiste estoicamente el paso del tiempo. Tanto así que fue encontrada en un terreno de tierra negra y cuando queda al descubierto, se la podía observar con total nitidez, sin que tuviera ningún signo de deterioro.

Un hecho curioso, nos dice que, de la partida comprada a Francia, dónde faltaban entregar 100.000 pesos en monedas de a 1 peso, el vapor Paraná, que venía proveniente de Francia naufragó en las costas de Brasil, perdiéndose así todo el cargamento. A este peso entonces se le llamo “el peso del naufragio”

1901

Hallazgo realizado en campos de Zanja del tigre, Salto, próxima a unos corrales de piedra, en un terreno pedregoso, y encontrándose la misma en condiciones de deterioro, apenas visible, incrustada en un terrón de tierra, por lo que hubo que recurrir a la tecnología del poinpointer, aparato de detección manual de corto alcance, pero muy preciso, para poder ubicarla y que no sea descartada pensando en un falso positivo que genera muchas veces la tierra altamente mineralizada.

Esta moneda de 2 céntimos comienza a circular para que posteriormente se retire del mercado las piezas de cobre y estas son de níquel y se utilizan para transacciones menores. El retiro de las piezas comienza en el año 1902, después de que el metal como elemento constitutivo de las monedas circuló por mas de 100 años en nuestra región rio platense.

El contrato para la emisión de las mimas se celebró por parte del Banco de la República con la firma Aaron Hirsch y acuñadas en la Casa de Moneda de Berndorf (Alemania).

Si recorremos la historia de la circulación de monedas de los años siguientes, encontraremos que las mismas estuvieron presentes por mas de 50 años. De hecho, una moneda similar y de igual denominación de 1953, nos hizo confundir en nuestro estudio, hasta que la comprobación efectiva del año de procedencia junto con, bibliografía rigurosa nos permitió establecer el verdadero origen de la moneda.

1936

Ocurrió durante el gobierno dictatorial de Gabriel Terra que se dispuso una acuñación de monedas de níquel similares a las ya realizadas que llevan las fechas 1901, 1909 y 1924, pero éstas fueron troqueladas, es decir se utilizó un molde que respetó las mismas características que las referidas antecesoras, modificándose solo la fecha de acuñación.

Esta moneda fue encontrada en las costas del arroyo San Antonio posterior a una lluvia que barrió parte del terreno encontrándose a 5 centímetros de profundidad. Seguramente fue extraviada por algún bañista o pescador que atravesando el puente que existía en lugar se dispuso a disfrutar de un día de esparcimiento, sin percatarse que esta moneda tan liviana se le había caído en el lugar, muchos menos imaginar que un grupo de investigadores la encontraría 84 años después, y la transformaría en una fuente de investigación que certificara y divulgara, para aporte el conocimiento del patrimonio histórico, el equipo de El Sello de la Historia.

Por el S d l H; José Buslón integrante del equipo de prospección en tierra y agua e investigador.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *