MILKA GONZÁLEZ: «YO NO QUIERO MORIRME SIN TENER UNA RESPUESTA Y YA TENGO 91 AÑOS»

El mensaje de tres madres de detenidos desaparecidos, en representación de todas, en este 20 de mayo sin Marcha del Silencio.

La organización Madres y Familiares de Uruguayos Detenidos Desaparecidos divulgó un mensaje en video con testimonios de tres madres de desaparecidos.

Quienes brindan declaraciones en el video son Milka González, madre de Ruben Prieto; Olga Ramos, madre de Ileana García; y Alba González, madre de Rafael Lezama.

«Esta margarita, abrazada, así, es a todos ellos, nuestros hijos. No solo el nuestro, el de todas las madres. Todos nuestros hijos. Nada más», dice Alba.

Olga Ramos se refiere al «dolor de buscar». «El dolor de la injusticia que padecieron mis hijos, que padezco yo, y mi marido, que murió llamando a mi hija. Y mis nietos, que también esperan, y bisnietos. Todos esperamos y buscamos, no bajamos los brazos, no los pensamos bajar nunca, porque la poca o mucha paz que tenemos es gracias a que seguimos haciendo lo que nuestro corazón nos dice: debemos buscar. No solo por los nuestros sino por las futuras generaciones, por los nietos que están creciendo, que no vuelva a ocurrir».

Mila González se refirió al «vacío» que siente y al reclamo de ¿dónde están? «Cuántos años han pasado y que no sabemos absolutamente nada de lo que pasó con ellos. Yo no quiero morirme sin tener una respuesta y ya tengo 91 años, así que espero que podamos saber algo de lo que pasó con ellos», afirma.

VIDEO

Las historias de sus hijos
(en base a fichas de la Secretaría de Derechos Humanos)

Ileana García

Con 23 años, fue secuestrada en su domicilio en Buenos Aires en diciembre de 1977. Personas vestidas de civil portando armas largas, que dijeron ser policías y se desplazaban en tres autos, entraron y obligaron al portero del edificio a que los llevaran al departamento del matrimonio
Dossetti-García.

Fue secuestrada junto a Edmundo Dossetti (esposo), también desaparecido. La hija de ambos, Soledad Dossetti García, de 7 meses, fue dejada con el portero. Junto al matrimonio fue detenida una tercera persona que se presume sería Alfredo Bosco, también desaparecido, quien estaba viviendo con ellos. La familia de Bosco reconoció algunas prendas que se encontraron en el apartamento. La vivienda fue totalmente saqueada y permaneció ocupada.

Al momento de ser llevado detenido el matrimonio, Ileana García se negaba a abandonar a su pequeña hija de 7 meses. Los secuestradores la golpearon hasta quitársela. La bebé fue dejada en manos del portero, a quién se le dice que se le daría cuenta de la situación a los abuelos de la niña, hecho que no ocurrió. Pasados dos días y sin tener novedades, el conserje radica la denuncia en la Comisaría de la zona «Balneario» 5ª de Vicente López y a las autoridades militares del área. Como resultado de estas actuaciones, la niña es retirada por personal de la Brigada Femenina de la Policía de la Provincia de Buenos Aires, Regional San Martín. Una jueza entrega en custodia la bebé a la cárcel de mujeres «Olmos», aduciendo que era más segura que las casa cunas. Dos meses después, la abuela materna obtuvo de la misma jueza la custodia temporaria y la autorización para trasladarla (la niña era de nacionalidad argentina) a Uruguay

Rafael Lezama

Militante del PVP, fue secuestrado a los 23 años el 1 de octubre de 1976, en la vía pública en Buenos Aires. Al salir de su casa avisó a su compañera que llegaría antes de las 20 horas. No se tuvieron más noticias. Estuvo en el Centro Clandestino de Detención «Automotores Orletti», ubicado en un taller mecánico del barrio de Floresta, Buenos Aires.

No es de descartar la hipótesis de que la mayoría de los militantes del P.V.P. secuestrados entre setiembre y octubre de 1976 en la Argentina fueran trasladados a Uruguay, y en nuestro territorio desaparecidos. Se desconoce, hasta la fecha, detalles de los prisioneros que posiblemente viajaron en el vuelo clandestino que transportó a los prisioneros de Argentina a Uruguay, y del que informa el Comandante en Jefe de la Fuerza Aérea, Tte. Gral. (Av.) Enrique Bonelli al entonces presidente de la República, Dr. Tabaré Vázquez, en el año 2005.

Ruben Prieto

Tenía 24 años cuando fue secuestrado el 23 de agosto de 1976 en la Zona de Congreso de Capital Federal, Buenos Aires.

«Vecinos fueron testigos en horas de la tarde del mismo día 30 de setiembre, personas de particular y fuertemente armadas se movilizaban en un auto Ford Falcon y en una ambulancia allanaron su domicilio dejando señales de haber hecho una revisación general, llevando bolsos con ropas, frazadas, etc., y ellos mismos atestiguaron que en días siguientes volvieron en otras dos oportunidades», dice la información. Estuvo también en Automotores Orletti y, al igual que Lezama, se cree que fue trasladado al país en el mismo vuelo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *