LA INTENDENCIA DE SALTO, EL CECOED Y LA UNIVERSIDAD DE LA REPÚBLICA TRABAJAN EN CONJUNTO PARA ATENDER LA EMERGENCIA ALIMENTARIA EN EL DEPARTAMENTO

En conferencia de prensa brindada este lunes, autoridades y representantes de la Intendencia de Salto, Cecoed y Cenur Litoral Norte de la Universidad de la República, se refirieron al trabajo que vienen realizando en colaboración con otras instituciones, para atender las necesidades alimentarias que ha provocado en el departamento la pandemia del coronavirus. En la oportunidad informaron sobre las estrategias que están desplegando, el funcionamiento de las ollas populares y la entrega de mil canastas de alimentos donadas por el futbolista Luis Suárez.

En ese sentido, el Intendente de Salto Dr. Alejandro Noboa comenzó por agradecer a Luis Suárez la donación, en un gesto que, dijo, “habla muy bien de su persona y del cariño hacia sus coterráneos”, y a todas las personas que están colaborando de diferentes maneras, en especial a aquellos vecinos solidarios que están sosteniendo las ollas populares. Indicó que “nos hemos propuesto hacer la entrega de las canastas con un carácter profesional y científico para llegar con certeza a la población que realmente lo necesita”. Para ello, la Intendencia y la Universidad trabajaron en colaboración en el relevamiento de datos y en la planificación de la distribución.

En relación con la emergencia alimentaria, Noboa informó que desde la Intendencia de Salto y el Cecoed se vienen implementando dos estrategias: la entrega de canastas a familias que lo necesitan y la distribución de comidas elaboradas por el Ejército Nacional.

RELEVAMIENTO Y ENTREGA DE CANASTAS

La directora de Desarrollo Social de la Intendencia, asistente social Graciela García, agregó que se busca apoyar a la población más vulnerable, como es el caso de asentamientos, pero también a quienes vieron afectado su trabajo puntualmente por la emergencia sanitaria.

Según los datos relevados hasta el momento, hay 42 ollas populares en Salto a las que asisten 610 familias, llegando a 5.332 personas, y hay otras 499 familias que no asisten a ollas populares pero que necesitan atención. El objetivo trazado es ir apoyando con canastas a estas familias, para que las personas afectadas puedan volver a los hábitos familiares, a compartir el almuerzo y la cena en el hogar, y al mismo tiempo ir mitigando algunos problemas, como la aglomeración de personas o la propia dificultad de mantener las ollas populares a lo largo del tiempo. Cabe aclarar que ese relevamiento no está cerrado, es decir, que si hay familias que no están anotadas pero que lo necesitan, se van a poder incorporar.

La entrega de las canastas se realizará a través de funcionarios de la Intendencia de Salto, con la presencia del equipo técnico de la comuna que comprende ocho trabajadores sociales. “Se hará en base a una lista de beneficiarios hecha con un criterio racional y científico, lo que significó una demora pero da transparencia al trabajo y muestra respeto hacia quienes hacen la donación”, enfatizó el Intendente Noboa. De todos modos, el jerarca reconoció que “se siguen buscando alternativas, ya que si bien este es un apoyo importantísimo para sacar adelante a hogares que hoy están en situación delicada, no resuelve toda la emergencia alimentaria”.

DISTRIBUCIÓN DE ALIMENTOS Y OLLAS POPULARES

Josué Lima, coordinador del Cecoed, informó que, en paralelo, a partir del martes 14 de abril se comenzarán a distribuir mil platos por día que serán elaborados por personal del Ejército Nacional, institución que también integra el Cecoed. La distribución se realizará los días martes, miércoles y viernes, a través de las ollas populares.

Por parte de la Universidad, la magister Natalia Bisio, docente de la Facultad de Ciencias Sociales y referente en temas de problemática social, dijo que “las ollas populares surgieron de la iniciativa, la solidaridad y el amor de vecinos y vecinas ante la preocupación de alimentar a los niños, y luego se vio la necesidad de atender a toda la familia. A quienes llevan adelante las ollas populares les hemos pedido cuidados tanto en la elaboración como en la distribución y entrega, para evitar aglomeraciones y tratar de cuidarse. Pero también es entendible que se genere cansancio y agotamiento. Entonces tenemos que darles un descanso. La intención es ir entregando canastas, con los insumos que requiere una buena alimentación, para gradualmente ir sustituyendo las ollas populares”.

Además del trabajo en conjunto con la Universidad de la República, se ha coordinado con otras instituciones que se han preocupado por el tema, como es el caso del Centro Comercial e Industrial de Salto y la Casa Diocesana, por mencionar algunos, y la intención es poder coordinar también con el Ministerio de Desarrollo Social (MIDES).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *