COVID-19: NUEVA YORK CAVA FOSA COMÚN EN LA “ISLA DE LOS MUERTOS”

Castigada por la pandemia, la ciudad recurre a un sitio con historia en enterramientos.

Con cerca de 160.000 contagiados, Nueva York es hoy uno d ellos puntos del planeta más golpeados por el COVID-19

Esa cifra supera al número de contagios total en España (157.000) e Italia (143.000), los dos países que hasta hace poco eran los más afectados del mundo.

Ahora, y ante la ingente cantidad de fallecidos, el gobierno de la ciudad dispuso una fosa común en Hart Island, lugar conocido como «isla de los muertos».

Situada junto al extremo occidental de Long Island Sound, tiene aproximadamente una milla de largo y un cuarto de milla de ancho. A lo largo de la historia ha servido como hospital psiquiátrico, sanatorio, fosa común, y reformatorio.

Según informa la cadena noticiosa BBC, las recientes imágenes de la fosa común fueron tomadas por un dron.

«Es probable que muchos de los ataúdes contuvieran víctimas de coronavirus, pero no está claro si se trataban de personas que cumplían con los requisitos descritos», señala la mencionada crónica, que recuerda que, a lo largo de 150 años, la isla ha funcionado como un cementerio colectivo para muertos sin familiares o cuyas familias no pudieran pagar los costos fúnebres.

Los enterramientos en esta zona se han disparado a causa de la pandemia. Antes se organizaban un día a la semana y ahora cinco, según datos de las instituciones penitenciarias de Nueva York.

La labor de enterramiento suele ejecutarse por los prisioneros de Rikers Island, el principal complejo penitenciario de la ciudad, pero el incremento del trabajo ha requerido el empleo de contratistas.

El alcalde de la ciudad, Bill de Blasio, comentó a comienzos de esta semana que las «sepulturas temporales» podían ser necesarias hasta que la crisis haya pasado.

En aquel momento no dio detalles al respecto, pero mencionó la isla de Hart.

«Si necesitamos hacer entierros temporales para capear la crisis y después trabajar con cada familia para que tengan sus arreglos apropiados, tendremos la capacidad de hacerlo», explicó el alcalde, que ha «estado trabajando de cerca con el Gobierno federal» para evitarlo y abogó por «poner toda la energía y recursos para salvar a la gente».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *