CÓMO SE ESPERA EL DESARROLLO DEL CORONAVIRUS EN URUGUAY Y QUÉ HACER PARA REDUCIR LOS CASOS

Con los datos dados el lunes, Uruguay parece haber entrado en la «inexorable fase» de crecimiento exponencial. Pero se puede aplanar la curva.

Este lunes, en conferencia de prensa, el Gobierno anunció que Uruguay ya contaba con 29 casos confirmados del Covid-19, lo que lo hace entrar en una fase de crecimiento exponencial, según señaló este martes el departamento de Virología Fundamental de la Facultad de Ciencias de la Universidad de la República.

En un hilo de Twitter, los académicos señalan que todas las epidemias y pandemias que han ocurrido y ocurren tienen una distribución normal. Graficada esta distribución aparece como una curva, donde los casos aumentan hasta llegar un pico y luego comienzan a descender.

Esa es una buena forma de saber lo que sucederá en Uruguay.

El inicio de la pandemia ocurre de manera lenta a partir de un caso o casos primarios importados, y luego se sucede un aumento más o menos abrupto originado por casos secundarios autóctonos.

Pero la magnitud de los casos secundarios que irán apareciendo depende de varias variables, señala el departamento.

Entre ellas está el número de test que se realizan. El departamento puntualiza que cuanto más se testee mayor va a ser el número de casos (como ocurre en Corea del Sur, ejemplifica) pero a su vez la tasa de letalidad será «mucho menor».

Es muy difícil, se señala, establecer si en Uruguay durante estos últimos cinco días el aumento de casos fue el esperado de acuerdo a la distribución, o si fueron «más o menos». De todos modos, todo hace aparentar que comenzó la «inexorable fase» de crecimiento exponencial de casos a lo largo del tiempo.

Pero esto se puede revertir.

Otra variable que entra en juego en la distribución normal es el «ritmo reproductivo básico», que es el número de casos nuevos que genera un caso. Es decir, a cuántas personas contagió una persona que ya tiene el virus. Y eso se sabe. Para el Covid.19 es entre 2 y 2.5 casos estimados.

Esa variable se llama R0, y el departamento enfatiza que «minimizándolo» podremos aplanar la curva del desarrollo de la pandemia y reducir el número de casos.

«Minimizar el R0 es evitar que haya nuevos contagios y el colapso del sistema de salud, que además debe atender y responder a TODAS las otras urgencias de nuestros ciudadanos», señala.

¿Cómo lo minimizamos, entonces? Quedándonos en casa, y si volvés de viaje de alguna zona de altísima circulación del virus cumplí con la cuarentena obligatoria de 15 días.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *