MONTEVIDEO-ENTRARON ARMADOS A PARTIDO DE FORMATIVAS Y ROBARON A HINCHAS Y A UN PREPARADOR FÍSICO

Los adolescentes le pegaron un culatazo al preparador físico de Cerrito en la cancha de Basáñez. «Al principio pensé que era una joda», contó el integrante técnico.

El Club Social y Deportivo Huracán Buceo informó que personas ingresaron armadas a partidos que se disputaron el fin de semana en La Bombonera, cancha de Basáñez, y robaron a hinchas mientras se disputaban los encuentros. El sábado una persona robó a un hincha en el partido de séptima división entre Basáñez y Torque, y el domingo sucedió algo similar en el encuentro entre Cerrito y Huracán.

«Entraron desde el entorno de la cancha, y le pegaron un culatazo a un integrante del cuerpo técnico de Cerrito, y le rapiñaron la billetera y un celular, en partidos fijados oficialmente por Auf», indicó la institución.

El delegado de Cerrito informó a través de un video que «fue un hecho aislado de delincuencia» y no tuvo nada que ver con las hinchadas. «Gurises de entre 12 y 13 años entraron armados a la tribuna, robaron al preparador físico de Cerrito y le dieron un golpe en la cabeza. Antes, habían robado a dos madres a la entrada de la cancha», contó.

Aclaró que no hubo tiroteos y las instituciones «no tienen nada que ver». Los jueces decidieron suspender el partido.

Mauricio Musso, preparador físico de Cerrito, dijo a Montevideo Portal que el hecho ocurrió a los 35 minutos del primer tiempo.

«Estaba haciendo el calentamiento con los suplentes, del lado de afuera del tejido, cuando en un momento llega un adolescente de 13 o 14 años con un arma de fuego y me pide el celular. Pensé que era una joda, porque era uno de los jóvenes que estaban mirando el partido. Nunca imaginé que me iban a robar. Ahí me golpeó en la cabeza y me mostró el arma», dijo.

Luego del robo, saltaron el muro y huyeron en dirección a un asentamiento que está detrás de la cancha. Como consecuencia del golpe, Musso debió recibir asistencia médica y hoy se encuentra dolorido, en reposo y tomando medicamentos.

Más temprano, según le contaron, habían robado a una abuela y una madre de uno de los futbolistas. Musso aclaró que no había policía y que la seguridad -pensada para los jueces- se encuentra del otro lado de la cancha

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.