No hubo acuerdo judicial en la historia del niño salteño usada por Guillermo Lockhart

Voces judiciales

La aparición de una imagen en un panteón de Salto derivó en una investigación que generó una demanda por 900.000 dólares.

En el año 2016, una foto que mostraba la presencia de una figura infantil dentro de un panteón del cementerio de Salto llegó a diarios, portales y televisión. Quien difundió la imagen, el profesor José Buslón, aseguró que junto a los estudiantes del Liceo 2 de Salto tomó varias fotografías del cementerio durante una visita cultural a la necrópolis. Al examinarlas luego, notó que aparecía la figura de un niño, pese a que el panteón estaba cerrado con candado y que no notaron nada allí en el momento.

A raíz de esta historia, Guillermo Lockhart y el equipo de Voces Anónimas viajaron hacia allí para conocer más sobre el asunto. Durante aquella visita, una docente retirada le contó a Buslón que la imagen le hacía acordar a un niño amigo de su hijo que falleció en un accidente de tránsito en el año 1972, según afirmó Buslón a El País en febrero.

A partir de allí, continuaron la investigación y lograron establecer que efectivamente había ocurrido una muerte de un niño en un accidente de tránsito, y que además había sido enterrado en ese panteón (pero trasladado luego).

Luego de haber obtenido la partida de nacimiento del niño y de haber continuado investigando en la historia familiar, Buslón y Lockhart fueron demandados por 900.000 dólares por integrantes de la familia del fallecido, por «responsabilidad extracontractual por difusión de imágenes, historia personal y privacidad de los comparecientes por difusión de hechos sin autorización».

El viernes pasado, se produjo una audiencia de conciliación entre demandantes (la familia García Pelassa) y demandados (Lockhart y Buslón).

Buslón explicó que el abogado de Canal 12 solicitó que se especificaran los términos de la demanda, pues no estaba muy claro cuando plantea cuestiones vinculadas al honor. «No se hiere, porque nunca se adjudica que la imagen aparecida sea la de un fantasma; lo que ocurre es que, en el intento de explicar qué fue lo que apareció, una docente jubilada dijo que existe una relación entre esa imagen y una historia que ella conoció, y lo que hicimos con los estudiantes fue investigar al respecto, encontrando que la historia contada por esa docente era verdad. Pero nunca dijimos, ni relacionamos a esa historia comprobada con la imagen espectral», aclaró el profesor.

Agregó que «no hay ninguna intencionalidad de atribuir a la imagen el nombre del fantasma». Buslón dijo que en la audiencia se pidió el desglose de la suma de US$ 900 mil dólares reclamada, ya que no se ajusta ni por muy lejos a las ganancias que puede dejar el programa de Canal 12 ni a las repercusiones en Youtube, por ejemplo.

«Por lo general cuando se produce una muerte por un accidente de tránsito se paga entre US$ 30 o 40 mil, acá reclaman US$ 900 mil; reclaman también en base al derecho de imagen; derecho de autor, como si nosotros hubiésemos copiado alguna historia, cuando lo que hicimos fue un trabajo de investigación; es algo muy descabellado», agregó el profesor.

Señaló que todo se encuentra registrado, se consiguieron las noticias que avalan el siniestro y se fue al registro civil a constatarlo también; «esa información a la que accedimos la puede obtener cualquier persona con medios habilitados, nosotros tuvimos también la autorización de la Intendencia para ver los libros del cementerio, o sea, hicimos todo como corresponde para obtener toda la información, un trabajo investigativo histórico, donde averiguamos, corroboramos si una historia que se nos contó era cierta, y así lo hicimos. Tanto es así que Secundaria conoce el asunto y nos respalda por la seriedad del trabajo», afirmó.

Aclaró que se demandó a Lockhart y no al programa porque Voces Anónimas todavía no pasó nada referente a la imagen (el relato aparece en «Resplandor», su libro de 2016). «Lo que hizo Lockhar fue acompañarme en las presentaciones y básicamente, como que él no asumió un rol protagónico, sino que se limitó a valorar la investigación», dijo el profesor.

Al no haber conciliación, se buscará generar una nueva instancia para llegar a un acuerdo, y en caso contrario se iniciará la demanda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *