ORATORIA DEL SR. INTENDENTE EN EL ACTO DE LOS 260 AÑOS DEL INICIO DEL PROCESO FUNDACIONAL DE SALTO

¡Feliz Cumpleaños Salto!
Hoy celebramos el comienzo del Proceso Fundacional de nuestra tierra.
Hace 260 años se instaló en la zona de San Antonio un campamento de avanzada militar, con una fortificación rudimentaria y que dio lugar al primer pueblo de esta parte del país.
Hemos realizado un largo recorrido.

Somos una tierra buena y generosa. Llena de paisajes hermosos y bendecida por la naturaleza. Somos un pueblo hijo de la mezcla de habitantes originarios y los descendientes europeos.

Somos la tierra de la energía.
En Salto desde hace años le aportamos a todo el país la energía que surge en los saltos de agua y que tanto hemos desarrollado. Luego se le agregaron los paneles solares: con granjas fotovoltaicas de última generación y últimamente los molinos y la energía eólica.

Somos la tierra de la educación.
En un Departamento donde se amasaron los versos de Marosa, el aporte de Horacio Quiroga, de Víctor Rolando Lima, como no tener educación desde la base. Aquí nació el Plan Caif, hoy ejemplo en América, y tenemos jardines, escuelas, liceos, UTU de nivel terciaria, dos ramas de Formación Docentes y Universidades Públicas y Privadas. Un privilegio al que han contribuido todos los gobiernos.

Somos la tierra de la producción.
El arándano es un ejemplo nuevo, que viene nada menos de un congreso mundial desarrollado entre Salto y Concordia. Somos la tierra del tannat de Pascual Harriague con vinos premiados, de la citricultura que nos caracteriza en Uruguay y el mundo, de la producción hortícola y ganadera. Hicimos escuela en los ovinos a favor de nuestro suelo basáltico.
Tenemos una lechería que comienza a recuperarse con una industrialización que lleva al mundo el trabajo de los salteños.
Somos la tierra de las aguas termales que nos marcan el turismo y nos perfilan como un destino ineludible en la región.
Somos la tierra de la ley, la tierra del respeto a la norma y de la que han emanado grandes juristas como Jacinta Balbela.
Somos la tierra del deporte con campeones que nos han representando y nos representan en el mundo. Campeones del deporte y campeones de la solidaridad como lo han demostrado.
Pero nuestra mayor riqueza no es otra que nuestra gente. Sería imposible cualquier empresa, cualquier desarrollo, cualquier proyecto sin nuestra gente y hacia ella nuestro saludo.
Miremos lo que pasamos hace ONCE MESES con una creciente devastadora. Solo pudimos salir adelante con el esfuerzo de miles de salteños, de miles de voluntarios, de gente que hizo donaciones, para que otros pudieran superar el momento. Llenaron depósitos de donaciones, llevaron adelante una empresa increíble para que todos superemos ese momento. Que esperemos no vuelva, pero sabemos todo, y en forma probada, que en caso de nuevos desafíos estarán los salteños, todos y cada uno, independiente de credo, religión o partido político, dispuestos a poner lo mejor de sí para salir adelante.
Hoy todos celebramos nuestro origen, y también nuestro destino. Porque más allá de algunas caídas, de algunos tropiezos, más allá de algunos errores los salteños siempre nos hemos levantado y hemos aportado a este país una dosis de talento y sacrificio comprometido con lo mejor de nuestras tradiciones.
Somos cultura,
trabajo,
deporte,
imaginación,
perseverancia.
Somos pasado, y siempre somos futuro.
Los invito a seguir haciendo de nuestro lugar en el mundo un hermoso lugar para vivir, para que en él vivan nuestros hijos y nuestros nietos. Para que vivan todos quienes vendrán después de nosotros.
Muchas gracias y de nuevo ¡Feliz Cumpleaños Salto!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.