Trobo pidió informes sobre extracción de órganos a caballos

La patria se hizo a caballo

El diputado del PN Jaime Trobo cursó un pedido de informes al MGAP para saber qué marco regulatorio pesa sobre los “procedimientos extractivos de órganos, tejidos, sangre u otro tipo de elementos de animales vivos”. Una ong alemana denunció “torturas” a yeguas en Uruguay.

El diputado del Partido Nacional Jaime Trobo cursó un pedido de informes al Ministerio de Ganadería para conocer si la cartera está al tanto de «procedimientos extractivos de órganos, tejidos, sangre u otro tipo de elementos de animales vivos, de cualquier género, especialmente en equinos de todas las razas, en el país».

La consulta de Trobo se relaciona con las denuncias de la organización alemana Animal Welfare Foundation acerca de que miles de yeguas son torturadas en Uruguay para la obtención de una hormona usada para producción animal, informada días atrás por Montevideo Portal.

El pedido de informes de Trobo apunta a saber si ese tipo de procedimientos «tienen el control del MGAP» y, en caso de que sí sean controlados, «de qué forma y con qué garantías sanitarias y de cumplimiento de las leyes vigentes» y cuáles son los organismos dedicados a controlar el cumplimiento de esas normas.

El diputado nacionalista consulta a la cartera sobre si esos procedimientos «están autorizados» en los países de destino de los productos y si el MGAP está al tanto de la normativa internacional al respecto. En la misma línea, consulta a la cartera sobre si los procedimientos «están de acuerdo con el concepto de ‘Uruguay Natural’ y sus consecuencias con el cuidado del medio ambiente, trato digno a los animales y la promoción del país como tierra de acogida y destino turístico».

Piden que Unión Europea deje de comprar carne de caballo a Uruguay

Semanas atrás, informábamos que una organización alemana (Animal Welfare Foundation) denunció que miles de yeguas son torturadas en Uruguay para la obtención de una hormona usada para producción animal.

La organización pidió a través de un comunicado -con apoyo de la ONG Tierschutzbund Zürich- que se prohíba la importación de la hormona PMSG de Uruguay y Argentina, ya que dicha producción no cumple con las estrictas normas de bienestar animal de la UE.

Se trata de tipo de hormona que circula en la sangre de yeguas preñadas y que se utiliza para estimular la fertilidad de los animales en los procesos productivos. En el proceso de sacar la sangre con esta hormona, «decenas de miles de yeguas son sistemáticamente torturadas», denuncian estas organizaciones.

En este contexto, GVFI International, el importador más conocido de Suiza, anunció que detendrá la compra de carne de caballo antes de fin de año a Uruguay y a los demás países de Sur y Norteamérica.

En el comunicado hacia sus clientes, GVFI explicó que las causas se deben a irregularidades en la identificación de los caballos que han sido faenados en Uruguay. Por esta razón han decidido importar sólo carne de caballos cuya identificación esté garantizada por microchip y pasaporte equino, sistemas que actualmente se utilizan en Suiza y la Unión Europea, informó el diario suizo Tages Anzeiger.

«GVFI no quiso dar explicaciones a la prensa sobre los detalles de las irregularidades, pero creemos que el contrabando de caballos de Brasil, del cual le informamos, y la matanza de yeguas para la producción de PMSG (Gonadotropína Sérica de Yegua Preñada), fueron factores decisivos», dijo Sabrina Gurtner, directora del proyecto de la organización Tierschutzbund Zürich que documentó y expuso la crueldad de la producción de PMSG, que consiste en sistemáticas extracciones de sangre a yeguas preñadas (como muestra el documental Blood Farms in Uruguay and Argentina )

La carne de caballo está directamente relacionada con la producción de PMSG porque muchas de las yeguas que ya no pueden quedar preñadas son vendidas a los frigoríficos Sarel o Clay para terminar en platos europeos.

GVFI era una pieza clave en el comercio internacional de carne de caballo y era abastecido por Equinox Belgium (Lamar – Argentina), S.N.V.C./Groupe Harinordoquy France (Clay – Uruguay), Bouvry (Canada), entre otros. En el caso uruguayo,  importa aproximadamente 200 toneladas de carne de caballo por año.

A esta polémica se le sumó el registro de caballos con muermo en Brasil, una enfermedad que puede ser contagiada de caballos a humanos.

Irregularidades

«Mantendremos la presión en la Comisión Europea para detener toda importación de carne de caballo de terceros países», dijo Sabrina Gurtner, integrante de la organización Tierschutzbund Zürich. La organización llevó a cabo varias investigaciones exponiendo el maltrato a animales en el extranjero. Debido a que fuera de la UE no se cumple con las estrictas normas de bienestar animal europeas la Comisión Europea detuvo la importación de carne de caballo de México, luego de recibir un informe de mil páginas de Tierschutzbund Zürich. Ahora los activistas intentan que el próximo paso sea detener la importación de Brasil , Uruguay y Canadá.

El presidente de Tierschutzbund Zürich, York Ditfurth, envió una carta a Michael Scannell, de la Dirección General de Salud y Seguridad Alimentaria (DG SANTE) de Europa, y director de la oficina de Alimentos y Veterinaria (Food and Veterinary Office FVO), pidiendo que se verifique que los requerimientos de UE sean implementados y cumplidos apropiadamente. El organismo de la UE es responsable de llevar a cabo auditorías e inspecciones en los Estados Miembros y en los terceros países.

«Hemos sido informados por nuestra organización asociada en Uruguay que el ministro uruguayo está preocupado sobre el brote de muermo equino en Brasil cerca de la frontera con Uruguay. El muermo es una enfermedad infecciosa que constituye una amenaza para la vida y ocurre primordialmente en equinos pero también puede ser transmitida a humanos», indica la carta.

«La transmisión sucede por contacto directo con animales infectados, por inhalación o por comer carne de caballo. Cualquier caso de muermo debe ser reportado a la OIE (Organización Mundial de Sanidad Animal)», agrega,

«Un gran número de caballos brasileros de origen desconocido son ilegalmente enviados a través de la frontera hacia Uruguay. El pasado abril, una investigación policial en Uruguay destapó que durante los últimos tres años, tres ganaderos habían ingresado por contrabando más de dos mil caballos de Brasil a través de la frontera para venderlos en los frigoríficos en el sur (Clay y Sarel). De acuerdo a la Policía, esto es solamente la punta del iceberg y esperan descubrir mucho más debido a las especiales características de la frontera entre Brasil y Uruguay. En agosto, la Policía detuvo un camión que transportaba 10 caballos indocumentados, algunos de ellos venían de Brasil y habían entrado ilegalmente al país y se sospechaba que uno estaba infectado con muermo», dice Ditfurth.

«En 2012, 1576 caballos fueron reportados robados en el estado de Rio Grande do Sul en el sur de Brasil. De acuerdo con la Policía Militar de Río Grande do Sul, 90% de los ladrones son de Uruguay y roban los animales (caballos, ovejas y ganado) para faenar en el vecino país. Mientras el contrabando de caballos de Brasil hacia Uruguay no esté bajo control y detenido, la importación de carne de caballo tanto de Brasil como de Uruguay debe parar, en nuestra opinión, ya que expone a un serio riesgo de salud para los consumidores en la UE», concluye el director de la organización.

Montevideo Portal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *