No médicos públicos de la salud también pararán 72 horas

SE SUMAN A LOS MÉDICOS. LA MEDIDA SERÁ LA SEMANA QUE VIENE;  MIÉRCOLES 16, JUEVES 17 Y VIERNES 18

 

Finalmente ayer se confirmó  con relación a los paros de actividades para la semana que viene de los trabajadores no médicos de la salud, tanto privada como pública debido a los casi nulos avances en las negociaciones en los Consejos de Salarios y la escasez de la propuesta del Poder Ejecutivo en lo que respecta al incremento salarial para ambos sectores.

Ambos se suman a las paralizaciones por 72 horas que llevarán a cabo los médicos que trabajan en ASSE la semana pasada, el miércoles 16, jueves 17 y viernes 18 de setiembre. El SMU tiene pendiente, en función de si hay una contrapropuesta del gobierno en la sesión del ámbito de negociación tripartito que se efectuará el próximo martes, de sumar a esta misma medida al sector privado.

En ese contexto, en la pasada jornada, el Plenario Nacional de Delegados de la Federación de Funcionarios de Salud Pública (FFSP) decidió –tras más de 5 horas de sesión-confirmar la iniciativa que venían anunciando, la que es exactamente igual a la de los médicos, por lo que pararán los mismos días de la semana que viene, según informó a LA REPÚBLICA el secretario general del gremio, Martín Pereira.

El dirigente explicó que la medida se tomó debido a los “pocos avances”, agregando que “esperamos que aún haya tiempo y se mejore la propuesta. Son planteos maduros”.

Si bien escucharon las declaraciones de Tabaré Vázquez sobre que no habrá mensaje complementario al presupuesto presentado, el sindicalista afirmó que “vamos a seguir insistiendo”, sino “buscaremos que en el Parlamento haya una redistribución de los recursos para lograr mejorar en algo los fondos para la salud”.

También efectuarán un “apagón digital” el 30 de octubre, lo que “no afectará nada más que el normal funcionamiento de ASSE, no la parte asistencial ni la salud de los usuarios”, puntualizó. Esta medida la están coordinando con los funcionarios de informáticos de ASSE de todo el país.

Anuncian ocupaciones de hospitales, las que serán coordinadas entre los trabajadores. Adelantó que ya están definidas, para concretar “a corto plazo, en el Pereira Rossell, policlínicas de la RAP y varios en el interior. Estas serían a mediados de octubre si no hay avances en las negociaciones con el gobierno. En caso de que hayan, no se efectivizarán más medidas, así como el inicio de una huelga”.

 No queremos perjudicar a la gente

Por su parte, en la mañana de ayer, la Dirección Nacional de la Federación Uruguaya de la Salud (FUS) decidió acompañar la propuesta del Consejo Central y el jueves 17 de setiembre, desde la hora 0 comienza paro por tiempo indeterminado en los trabajadores no médicos de la salud privada que abarcará todo el país, en el marco del paro parcial del PIT-CNT –de 9 a 15hs.- anunciado para esa misma jornada, según confirmó a LA REPÚBLICA el dirigente Jorge Bermúdez.

Las paralizaciones serán por zona, comenzando el 17 por Montevideo y el Centro Sur, viernes en el Este, lunes 21 en el Norte, martes 22 en el Litoral Sur y el miércoles 23 se repite el mismo cronograma iniciado por la capital y así sucesivamente.

“El Consejo quedó autorizado a evaluar si hay alguna propuesta mejor de parte del gobierno, a convocar a una instancia colectiva”, agregó el sindicalista.

Al preguntársele si vislumbra alguna posibilidad de avances, Bermúdez dijo que “las instituciones no han dicho que si ni que no, ya que solo van a considerarlas si el gobierno traslada lo acordado a las cuotas, cuando hay algunas de las reivindicaciones que no tienen costo”, explicó.

Insistió en que la salud privada es un sector “dinámico”, según varios estudios, pero el gobierno la coloca en el “medio, lo que significa que los ajustes son menores”, en un 2% promedio anual, y cuestionó que los correctivos inflacionarios “recién sean a los 24 y 36 meses, cuando tienen que ser a los 6 meses o como mucho al año”.

“Vamos a pisar el acelerador para que el gobierno reaccione”, enfatizó.

Para terminar, aclaró que la medida “no es una huelga, ya que por determinaciones de la OIT la salud es esencial, y además porque el control de las instituciones quedará en las manos de sus autoridades, que son las responsables en gran parte de que lleguemos a esto. Tendremos un régimen de trabajo como de un feriado o fin de semana. Y manifestamos que nuestras intención nunca fue perjudicar ala gente, con la que realmente estamos comprometidos”.

“No queremos dar por bueno toda la plata que se gasta”

 Del paro de 72 horas que habrá la semana que viene de los médicos y no médicos en Salud Pública y posiblemente en el sector privado, Basso indicó que “seguiremos buscando el diálogo, aunque sabemos que hay coincidencias o divergencias”, añadiendo que “cualquier cambio que se haga deberá redundar en la mejora de la atención a los usuarios. No queremos dar por bueno toda la plata que se gasta. Hay que buscar la mejor eficiencia”, concluyó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *