PASILLOS Y CIGARROS: HISTORIA DEL JOVEN CON COVID QUE INCUMPLIÓ AISLAMIENTO EN EL HOSPITAL

El joven de 25 años deambulaba por los pasillos del Hospital Español y pedía cigarros a otros pacientes. Incluso salió del hospital y fue al almacén.

Un joven de 25 años que había dado positivo al test de coronavirus fue formalizado con prisión por desacatar las medidas de aislamiento dentro del Hospital Español de Montevideo.

La Fiscalía publicó el documento de formalización y de esta forma fue posible acceder a más información sobre el caso.

El joven de 25 años estaba internado y en aislamiento en el Hospital Español desde el viernes 2 de octubre porque no tenía un lugar físico donde cumplir la cuarentena obligatoria, ya que se encontraba en situación de calle.

Si bien «fue debidamente informado por parte del personal médico de la institución de las medidas sanitarias que debía cumplir para evitar el contagio de la enfermedad», como la cuarentena obligatoria que debía cumplir sin salir de su habitación, ya el viernes de tarde «comenzó a recorrer las instalaciones del hospital».

«Personal de enfermería comunicó lo que estaba sucediendo a la guardia policial del hospital y estos dialogaron con el imputado, expresándole que no podía salir de su habitación», sin embargo, al día siguiente «nuevamente incumplió las medidas sanitarias dispuestas saliendo de su habitación, recorriendo los pasillos del hospital, solicitándole cigarrillos a otros pacientes».

El joven también amenazó con que se iba a retirar del hospital. De hecho, lo hizo para ir al almacén.

En este sentido, los médicos del hospital radicaron una denuncia policial y el mismo sábado el joven «fue notificado en forma escrita» por parte de la Policía de la orden que había dado el fiscal, que lo intimó a cumplir las medidas sanitarias.

«Haciendo nuevamente caso omiso a las órdenes impartidas y los protocolos sanitarios vigentes, el día lunes el guardia policial del Hospital Español informó al personal de la Seccional 6ª que el imputado estaba parado en la puerta de la sala y había querido retirarse del hospital, no respetando el aislamiento ordenado», dice el informe.

Una nueva denuncia policial devino en que el imputado fuera nuevamente notificado por escrito de que debía quedarse en su habitación.

Pero no fue suficiente. El miércoles «incumplió nuevamente la orden» de la Fiscalía y los médicos, «ya que salió de su habitación incluso sin tapabocas, fue hasta el hall principal de dicho centro y ante el pedido de los médicos de que retornara a su habitación los agredió verbalmente».

El joven se negó a volver a su habitación y dañó la puerta de entrada del hospital, por lo que fue detenido.

La Fiscalía imputó al joven por un delito continuado de desacato especialmente agravado. Mientras curse la enfermedad permanecerá detenido en las instalaciones del hospital con las medidas de seguridad correspondientes. Cuando sea dado de alta, será enviado a la cárcel por 120 días.

Powered by Facebook Like

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *