DESAFUERO DE MANINI: ARGUMENTOS DE ASIAÍN (PN), LANZ (PC) Y KECHICHIAN (FA) ANTES DE VOTAR

En un Senado en el que hubo varios cruces de declaraciones, los integrantes hicieron largas alocuciones para sustentar su decisión final.

El Senado discute este miércoles el desafuero del cabildante Guido Manini Ríos, excomandante en jefe del Ejército al que se lo acusa de haber cometido un delito por omitir denunciar ante sus superiores o ante la Justicia las confesiones de José Gavazzo ante un Tribunal de Honor del Ejército, quien dijo haber asesinado y arrojado a un río a Roberto Gomensoro cuando el país aún estaba en democracia.

Partido Nacional

La senadora Carmen Asiaín fue una de las primeras en tomar la palabra. La integrante del Partido Nacional expuso los motivos por los que ella y sus correligionarios no votarán el desafuero del excomandante en jefe del Ejército, ya que aseguran que no cometió ningún delito.

La senadora dijo que quien pidió el desafuero fue un fiscal, quien lo hizo a través de la Justicia, como debe ser, pero el fiscal es el «acusador», y para darse el desafuero debe «acreditarse si hay una presunción de delito». «Eso es lo que nosotros no consideramos que consta», afirmó Asiaín.

Consideró que los fueros son «parte del Estado de derecho» y explicó los motivos por los que deben usarse, y aseguró que es correcto mantenerlos en este caso.

Asiaín señaló que se han descrito «crímenes aberrantes y deleznables, pero esta sesión no trata ni intenta procesar la autoría de esos crímenes por Gavazzo, por (Jorge) Silveira, por ninguno de ellos, esto trata de otra cuestión».

«Esto trata un delito distinto, que no es considerado grave, si no, no tendría lugar el artículo 114 de la Constitución. Trata de la omisión de la denuncia de un delito, no trata de juzgar a Gavazzo o a Silveira en los condenables, deleznables, aberrantes crímenes cometidos. Yo tengo un tío que fue torturado por un régimen autoritario, que tuvo un infarto y estuvo preso, yo no me hago eco ni vengo a defender a ningún perpetrador de crímenes de lesa humanidad, sino a aplicar la Constitución», afirmó.

La senadora comentó que lo que se pide «es que nos pronunciemos sobre si hay mérito para la formación de causa contra el senador Manini Ríos a los efectos de suspenderlo en la función legislativa» y aseguró que Manini fue «electo a posteriori del pedido de formalización fiscal».

«¿Cómo abordaremos este pedido de desafuero? En concordancia con el lema del Partido Nacional, como defensores de las leyes y la Constitución, aplicando la Constitución y las leyes. Por ello no habíamos adelantado nuestra postura antes de analizar las 10.000 fojas de los expedientes, como hizo alguna otra fuerza política, que antes de que le llegaran los expedientes adelantó la postura. Nosotros estudiamos y luego llegamos a una conclusión», señaló.

Dijo que «el análisis es estrictamente jurídico, más allá de que este es un ámbito político» y que «no podemos hacernos cómplices de suspender de las funciones a un senador electo por el soberano si no existe mérito para ello».

Asiaín repasó el proceso histórico que derivó en esta acusación fiscal, la que comenzó a describir desde abril de 2018, cuando Gavazzo confesó los hechos ante un Tribunal de Honor del Ejército. Afirmó que Manini dio cuenta de las confesiones a sus superiores y que de ello «dan cuenta varios testigos». Aseguró que en el accionar de Manini «no hay ocultamiento, no hay extracción de fojas, se entrega todo íntegramente» y que, en cambio, «el Poder Ejecutivo no denuncia, no toma cartas en el asunto».

Además, afirmó que «el delito cometido y confesado por Gavazzo ya había sido juzgado». En este sentido, la senadora afirmó que «no había ninguna novedad» en lo confesado por Gavazzo y que, por tanto «no había delito que reportar».

«Nunca hubo una obligación jurídica de denunciar porque el delito ya había sido procesado, había cosa juzgada», afirmó. «Habiendo cosa juzgada el daño a la administración de Justicia era imposible, estamos tratando un delito que era imposible», señaló Asiaín.

Por otro lado, dijo que «desde el punto de vista humanitario se homologó y se ocultó» por parte del Poder Ejecutivo, y «eso sí es ocultamiento de la verdad a los familiares de los desaparecidos».

Además, dijo que «llama la atención la selectividad» en este caso. «Se elige de todas las personas intervinientes en los procedimientos en los tribunales de Honor nada más que al senador Manini Ríos. Esa arbitrariedad es la que quiso evitar el constituyente», continuó.

Ciudadanos – Partido Colorado

Por su parte, el senador Pablo Lanz del sector Ciudadanos del Partido Colorado, único sector de la coalición multicolor que votará el desafuero, dijo que «corresponde proceder al levantamiento de los fueros».

Explicó que «el fuero parlamentario es una institución universal que viene desde Roma para proteger la independencia de los parlamentos, no es un privilegio personal del legislador sino una garantía para que la voluntad del Parlamento no pueda coaccionarse por un abuso de autoridad de los demás poderes».

Sin embargo, dijo que «el artículo 177 del Código Penal se encuentra dentro del capítulo de los delitos contra la administración de Justicia e impone a los funcionarios públicos la obligación de denunciar delitos que se tengan en conocimiento».

Dijo Lanz que «en sede militar, y ante la conformación del Tribunal de Honor, Gavazzo y Silveira relataron hechos relativos a actividad delictiva, aparentemente desconocidos en ese momento por la Justicia penal ordinaria, e incluso reconocen haber omitido información en sede judicial».

Lanz consideró que la Fiscalía solicitó la formalización tomando en cuenta las declaraciones en Fiscalía de los propios integrantes del Tribunal de Honor del Ejército. El senador consignó declaraciones ante la Fiscalía que demostrarían que «el señor Manini Ríos tuvo conocimiento de las actas de declaración de los exmilitares en dos oportunidades, extremo que no consta en el expediente administrativo» elevado al Ejecutivo.

«Señala el pedido fiscal de formalización que los integrantes del Tribunal de Honor en dos oportunidades informaron al comandante en jefe en sendas reuniones de las declaraciones de Gavazzo y luego de Silveira y que en ambos encuentros le expresaron que se debían suspender las actuaciones e informar a la Justicia de las declaraciones conforme al artículo 77 de los tribunales de Honor, extremo que tampoco consta por escrito en el expediente administrativo», continuó.

Lanz afirmó que en este caso que se discute en el Parlamento se debe actuar «a la luz del principio de separación de poderes» y que, «sin entrar en el fondo del asunto ni emitir un prejuzgamiento, existen elementos razonables para hacer lugar a la formación de causa que justifica el levantamiento de los fueros parlamentarios habilitando la actuación de la Justicia penal en el caso ratificando la plena confianza en su recto e independiente proceder».

Frente Amplio

Una de las que habló en nombre del Frente Amplio, que votará el desafuero de Manini Ríos, fue Liliam Kechichian. En primer lugar detalló los motivos por los que considera que debe desaforarse al excomandante en jefe. «Surge con mucha claridad que los tres integrantes del Tribunal de Honor, en dos oportunidades luego de las confesiones de Gavazzo -Gavazzo, un ser de lo peor- le informaron a Manini del delito pero además sostuvieron que había que hacer la denuncia penal».

Kechichian dijo que «el senador Manini en ese momento es claro que no realizó ninguna denuncia penal y no comunicó a sus superiores, no hay nada que atestigüe que eso sucedió, nada, absolutamente nada».

«Tampoco lo hizo cuando solicitó el Tribunal de Alzada (segundo tribunal para Gavazzo), ni cuando remite el fallo para ser homologado por el Poder Ejecutivo. No surge ninguna prueba en indicio de que le haya comunicado al ministro de Defensa», dijo y agregó: «Yo solo voy a decir que no voy a polemizar con un compañero muerto (Jorge Menéndez). Es una canallada haber traído ese tema al plenario porque haber puesto como un argumento que todo era verbal, cuando todos sabemos que en ese sistema todo se escribe, es absolutamente intolerable».

Kechichian dijo sobre Manini, además, que «surgen una cantidad de contradicciones que pudimos identificar en sus declaraciones a la Fiscalía y a los medios de prensa».

«En las propias declaraciones del hoy senador Manini ante la Fiscalía y las declaraciones realizadas al semanario Búsqueda el 4 de abril de 2019 en las que claramente admite haber optado por no comunicar… No sé qué más precisamos. Admite claramente que no comunica a las autoridades competentes las declaraciones de Gavazzo», expresó la senadora.

Luego continuó: «Dicen que Gavazzo ya estaba preso, ya estaba procesado. ¿Saben cuál es la novedad? Que era la primera vez en la historia que un militar reconocía él mismo que había sido parte de esa barbaridad, en democracia, porque lo de Tito Gomensoro, al que me une una relación familiar, no desapareció en dictadura, desapareció en democracia».

Kechichian repasó documentación sobre las declaraciones de los integrantes del Tribunal de Honor en Fiscalía y dijo que «estas contradicciones y las faltas de pruebas de que el hoy senador Manini haya puesto en conocimiento al ministro de las declaraciones de Gavazzo abonan en el sentido de sostener que existe mérito para la formación de causa y que es razonable que se investigue».

La senadora dijo, además, que «no existe ningún elemento por el que se pueda sostener que detrás de la solicitud de formalización existe un móvil espurio o una persecución hacia el legislador».

«Lo dicho hasta el momento no implica un juzgamiento sobre la existencia o no del delito, ello es resorte del sistema judicial, al cual debemos ser muy respetuosos para preservar la independencia de los poderes, pilar de la democracia», expresó Kechichian,

Finalmente, la senadora rebatió los argumentos de que durante los gobiernos del Frente Amplio se intentó esconder algunas declaraciones de dictadores. Dijo que «cuando el Frente Amplio asume el gobierno cambia sustancialmente la postura de silencio que habían tenido los gobiernos anteriores» y repasó diversos hechos, como las excavaciones en predios militares, el hallazgo de cuerpos de detenidos desaparecidos, las investigaciones internas ordenadas sobre los hechos ocurridos en dictadura, entre otros.

«A partir de 2005 comienza un proceso que ha permitido ir reconstruyendo una parte, una pequeña parte de nuestra historia sobre la que nuestra sociedad necesita respuestas. Y no me vengan con que fue hace 40 años. Ahí andan los judíos por el mundo buscando a los nazis, y van a pasar 100 años y van a seguir buscando porque sus muertos son sus hermanos, son sus hijos, son sus padres, son sus amigos, son sus compañeros. Así que el argumento del tiempo no me lo cuenten porque no lo acepto», aseveró.

Powered by Facebook Like

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *