ANDRADE, COSSE Y MIRANDA CRITICARON EL PROYECTO DE CA PARA REINSTALAR LA LEY DE CADUCIDAD

En conversación con Montevideo Portal, los dirigentes frenteamplistas convinieron en que hay “un doble juego” de Manini Ríos al proponer su nuevo proyecto de ley.

Por Federico Laitano

El proyecto de Cabildo Abierto para «reinstalar» la Ley de Caducidad de la Pretensión Punitiva del Estado «divide aguas» para saber quién están a favor de que se investiguen los crímenes cometidos en la última dictadura en Uruguay y entre los que no, dijo a Montevideo Portal el presidente del Frente Amplio, Javier Miranda.

Por su parte, la senadora y candidata a la Intendencia de Montevideo Carolina Cosse dijo que hay «un doble juego» por parte de Cabildo Abierto, uno que consiste en «responder a parte de la gente que lo apoya» y otro que consiste en «tensar los límites» dentro de la coalición de gobierno.

A su vez, el senador Óscar Andrade dijo que «sorprende la actitud extraordinariamente pasiva de las fuerzas democráticas» de la coalición de gobierno, que mayoritariamente aún no se expresaron sobre el proyecto propuesto.

«Lo más leve que puedo decir es que me parece inoportuno», dijo la senadora Cosse en referencia a que el proyecto apareció en «un momento totalmente aislado de la realidad del Uruguay, un momento en que la gente está pasando por momentos complicados con temas de trabajo, en plena pandemia».

«Me parece que todos tendríamos que estar ocupados y ocupadas por estos temas que son los centrales», consideró, y luego añadió sobre el proyecto: «Vuelven a ponerse sobre la mesa temas que ya saldamos en el Uruguay. Me parece que está fuera de lugar. Obviamente hay un desconocimiento, parece negar la realidad jurídica y política del Uruguay».

Cosse recordó algunos elementos que respaldan el actual posicionamiento de Uruguay, como la «Convención sobre la imprescriptibilidad de los crímenes de guerra y de los crímenes de lesa humanidad» de las Naciones Unidas, que declara «imprescriptibles» los «crímenes de lesa humanidad cometidos tanto en tiempo de guerra como en tiempo de paz», acuerdo internacional al que el Estado uruguayo adhirió por ley en 2001.

«Nosotros tenemos un marco jurídico sólido y, además, desde el punto de vista republicano verdaderamente me parece que la democracia que tenemos que seguir construyendo es esta, que dé garantías de libertad, de derechos humanos», apuntó Cosse.

La senadora consideró que la imprescriptibilidad de los crímenes de lesa humanidad es «un mensaje a favor de la democracia y de la libertad», sobre todo para las generaciones jóvenes. «No tiene nada que ver con lo que plantea el senador, que es volver para atrás. Realmente me alegra que el gobierno haya respondido que no estaba en el compromiso que la coalición de gobierno asumió, y espero que todo el sistema político responda del lado de la libertad, la democracia y el ordenamiento jurídico del Uruguay», continuó.

Con respecto al «doble juego» de Manini, Cosse dijo que «por un lado el senador tiene que responder a parte de la gente que lo apoya, que de alguna manera está promoviendo que se perdonen los crímenes contra la humanidad», y «por otro lado, dentro de la coalición, de vuelta tensa los límites». «Él se posiciona y marca su poder en la coalición, que espero por el bien de la república que el resto de los partidos de la coalición reflexionen profundamente antes de expresarse», concluyó.

Por su parte, el senador Andrade aseguró que no le sorprende que Cabildo Abierto haya presentado este proyecto de ley, porque aunque es «monstruoso» era «casi que esperable», pero lo que sí le sorprende es «la actitud extraordinariamente pasiva de las fuerzas democráticas» del gobierno de coalición, como el Partido Nacional y el Partido Colorado.

«Si me preguntabas hace tres años qué posibilidades veía de que hubiera una conformación de un partido militar que reivindicara y colocara como centro de su práctica la defensa de la impunidad de quienes participaron del terrorismo de Estado, diría que es doloroso», dijo Andrade, «pero cierto es que no haber resuelto las cuestiones relacionadas a la verdad histórica y la justicia en todos sus niveles» dio paso a que salieran «de la sombra» los sectores del pensamiento «más reaccionario» de la sociedad.

Sobre el proyecto en específico, dijo que tiene «coherencia» con «los dictámenes del Tribunal de Honor militar del año pasado», ya que «los altos mandos de las Fuerzas Armadas no veían falta al honor» en la desaparición de personas. «Entonces, que esas manifestaciones existen, bueno, existen. Hay que asumir que existen, ponernos en guardia y enfrentarlas, y la forma de enfrentarlas es con más democracia e institucionalidad», apuntó Andrade.

A su vez, el senador dijo que la presentación de este proyecto no está separada de la eventual formalización de Guido Manini Ríos por la causa de las actas del Tribunal de Honor militar. «Parece a todas luces evidente que está presionando al resto de la coalición -a los efectos de que tiene la llave de la mayoría de la coalición- para que no le vote el desafuero. El discurso que comprometió con la ciudadanía el año pasado de que estaba deseoso de ir a Justicia sin fueros no tiene nada que ver con la circunstancia actual, donde claramente se han intentado chicanas en el proceso de discusión en la Comisión de Constitución y Códigos y van en la dirección de no enfrentar la responsabilidad de haber ocultado información sobre un delito durante más de un año», señaló.

«Nada de esto sorprende, en todo caso lo que sí me sorprende es la actitud extraordinariamente pasiva de las fuerzas democráticas que no se han expresado», dijo y luego continuó: «¿Qué opina Ciudadanos (Partido Colorado) sobre esta provocación de Cabildo Abierto?».

«No puedo entender que el cálculo electoral de los equilibrios de la cantidad de votos para sostener la coalición y las mayorías parlamentarias pesen más que las convicciones democráticas», reflexionó el senador. Andrade dijo que más allá del proyecto propuesto por Cabildo Abierto, «que no haya una reacción política clarísima, contundente, de rechazo, de repudio, también es una actitud que no ayuda a fortalecer la democracia».

Miranda, por su parte, dijo que la postura de Cabildo Abierto «es parte de una estrategia general de posicionamiento» del partido, «que además viene trabajando sistemáticamente en el desprestigio del sistema de justicia», incluyendo a la Fiscalía General de la Nación.

«La intencionalidad creo que está asociada al posicionamiento de este nuevo partido político, que responde a algunos intereses particulares a su propia conformación, y creo que además lo que hace es permitirle a Cabildo Abierto tener una fuerte visibilidad, aun a costa de perjudicar a la coalición de gobierno», puntualizó.

Sin embargo, Miranda consideró que «hay actores de la propia coalición que no están de acuerdo con el planteo de Manini», que «desde el punto de vista técnico jurídico» es un «mamarracho colosal».

El presidente del Frente Amplio dijo que este tema «divide aguas» porque servirá para saber quiénes están de acuerdo con investigar los crímenes de la dictadura y quiénes no: «Ahora hay que ver qué actitud asume cada uno de los actores en el Parlamento».

«La pregunta es cómo van a votar los socios de la coalición de Cabildo Abierto. El Frente Amplio tiene bien claro cuáles son sus principios. Ha sido uno de sus principios baluartes desde la reinstalación de la democracia la lucha contra la impunidad, ahora es el turno de que los partidos históricos también digan lo mismo», sentenció.

Powered by Facebook Like

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *