CONTRAJO COVID-19 A LOS 109 AÑOS, CUMPLIÓ 110 EN EL HOSPITAL Y AHORA ESTÁ DE AL

De niño, el brasileño Davino Cordeiro fue testigo de los estragos de la Gripe Española. 100 años después sobrevivió a otra pandemia.

Davino Cordeiro tiene 110 años y reside en Campos, un municipio del estado brasileño de Río de Janeiro. En junio fue hospitalizado con COVID-19. Pese a que su estado era grave, no fue ingresado en la unidad de cuidados intensivos. Durante su internación cumplió 110 años, y ahora la familia ya planea un doble festejo para el año próximo, cuando llegue a 111.

«Atender a Davino fue un gran hito en mi vida profesional. Recibí a un paciente que ingresó al hospital a los 109 años y cumplió 110 años aquí, es muy gratificante para nosotros, dijo la enfermera Daniela Muniz en declaraciones al medio digital Jornalistas Livres.

Ya recuperado y con el alta médica, el anciano se marchó a casa a disfrutar de su familia. Tiene 7 hijos, 11 nietos y 18 bisnietos. Su hijo Damião dice ya se está planeando el cumpleaños número 111.

«Creo que esto es algo serio, no es una gripecita. Ya ves, todo el mundo está contaminado. Gracias a Dios, mi padre se recuperó, agradeceremos y le pediremos que cumpla los 111 años, para que celebremos – afirmó esperanzado

Davino Cordeiro nació en 1910 y después de la lucha contra Covid 19, recuerda momentos notables en su vida y el desarrollo de la ciudad, como cuando la gripe española mató a miles de personas en Brasil. La enfermedad llegó a Brasil alrededor de setiembre de 1918 y causó estragos en los grandes centros poblados, especialmente en Salvador, São Paulo y Río de Janeiro.

Davino, comenzó a trabajar a la edad de 9 años como cortador de caña de azúcar; ya mayor, fue a trabajar en el ferrocarril en Campos y luego se empleó durante mucho tiempo en la extracción de arena del río Paraíba do Sul.

«He trabajado mucho, he trabajado en un ferrocarril; Trabajé en la planta, luego me fui y me fui a trabajar a Leopoldina por un tiempo, pero luego me fui, vivía muy lejos; Trabajé con un carro de caballos y bueyes, muchas cosas. Ya no echo de menos nada (risas) … Uno recuerda aquellos tiempos, era joven y hacía de todo», cuenta el anciano en declaraciones al citado medio

Cuando se le preguntó sobre el secreto de su longevidad y lucidez, Davino ríe y no lo atribuye a nada en especial. «Ya n me acuerdo», ríe.

Powered by Facebook Like

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *