ANDRADE: «LA TAREA DEL FA SERÁ DEFENDER CADA MILÍMETRO DE CONQUISTA LOGRADA»

El ex precandidato y senador electo por el Frente Amplio, Oscar Andrade, dijo que este no es momento para realizar una autocrítica a la interna del partido, sino que esa «profunda reflexión» deberá realizarse al cerrarse el ciclo electoral, tras las elecciones departamentales de mayo de 2020.

Andrade sí se permitió poner en duda promesas electorales del próximo gobierno, y adelantó que el FA asumir una postura «profundamente responsable» y no decir «a priori a todo que no», dijo en entrevista con César Bianchi en 970 Noticias de radio Universal.

En primer lugar, el ex sindicalista del Sunca cuestionó el ahorro millonario que piensa llevar adelante el próximo gobierno sin afectar áreas como salud, educación y seguridad. «Hasta ahora no he encontrado elementos sólidos para pensar que es posible un proceso de reducción del gasto de 900 millones de dólares, sin afectar las políticas sociales. No sé de donde sale eso de que no afectarán las políticas públicas. Tendrán que demostrarlo», dijo.

Andrade, además, dijo que le resulta «inadmisible» que al hablar de reformar la seguridad social no se toque el déficit del Servicio de Retiro de Pensiones Militares (la mal llamada Caja Militar). «Es impresentable que alguien diga ‘vamos a resentir la presencia del Estado en todas las áreas, menos en las Fuerzas Armadas’. ‘Va a haber un no cubrimiento de vacantes en todo el Estado, pero en las FFAA sí’. Cabildo Abierto ha sido firme en no aceptar políticas públicas que reduzcan funcionarios en las FFAA», señaló.

El senador electo por el PCU dijo que «ojalá» el próximo gobierno «no venga por todo», intentando tirar abajo los derechos adquiridos por los sectores más vulnerables durante los gobiernos frentistas, y cumpla su promesa de preservar la agenda de derechos votada, pero aclaró: «Hay que estar preparados para el peor escenario». «Yo escuché dos discursos de la coalición: el del presidente electo, que señaló que había que tener en cuenta la elección de noviembre, que medio país no lo votó, que no se trataba de una mitad sustituyendo a la otra mitad. Y por otro lado, una figura de mucho peso político -por más que no con peso electoral- y uno de los estrategas principales de la coalición, como el Dr. (Julio) Sanguinetti, que salió a decir ‘esta elección no importa, en una semana es una anécdota. Podríamos haber ganado por 1 o un millón y es lo mismo’… Y no es un recién llegado a la política, es dos veces presidente. Quiero ver qué posición prevalece, si la del discurso tendiendo puentes de Lacalle Pou o el de Sanguinetti. Lo sabremos después del 1° de marzo», agregó en Universal.

Andrade dijo que le preocupa el peso que pueda tener Cabildo Abierto en la próxima administración, y dijo que al nombrar a Daniel Salinas al frente de Salud Pública, Lacalle Pou «arranca mal». Respecto al líder del partido, el general Guido Manini Ríos, acotó que el Frente Amplio debe hacer una autocrítica. «Fue elegido y sostenido en gobiernos del FA. No queda claro por qué se lo eligió y sostuvo después, a la luz de declaraciones públicas de él como comandante en jefe. Sí queda claro que después de 15 años de gobierno, tuvimos a un grueso de oficiales de las FFAA participando de Tribunales de Honor donde sostuvieron que la desaparición de personas no era una falta de honor en las FFAA. ¡Eso es trágico para la izquierda! No puede costarte decir que esas barbaridades merecen el repudio y la mayor condena. Esa es una de las páginas más frustrantes de este tiempo», dijo.

«Cabildo Abierto dejó claro, en el video de Manini al borde de la veda, que es un partido militar, con un mensaje a la tropa. Ahí dilucidó que es el partido de la familia militar. Siempre que las FFAA tengan como corporación mayor peso en la decisión política es un problema, no para la coalición, para el país», le dijo Andrade a Bianchi.
El legislador electo señaló que «lo peor» es que la coalición «precisa esos votos para gobernar». «Lacalle va a poder hacer hasta donde le diga Manini. Yo creo que es un enorme error de Lacalle Pou. El más grande que cometió hasta ahora. Porque pudo haber dado una señal distinta. Arrancará un gobierno con alguien (Daniel Salinas, designado ministro de Salud Pública) que está en un proceso judicial, investigado por conjunción de intereses, y vinculado en su empresa a un personaje con vínculos nefastos con la dictadura militar. Lo primero que uno piensa es: claramente Cabildo Abierto tiene un peso mayor en la coalición del que podía esperar».
Finalmente, habló de qué postura deberían tener los dirigentes frenteamplistas en los próximos cinco años. «El FA tiene que ser una oposición profundamente responsable. El país no precisa una oposición que salga a decir que no a todo. Precisa una oposición madura, que intente construir puentes. El que es mano es el gobierno. Dependerá del gobierno electo: si intenta construir puentes, espacios de diálogos, y en su horizonte político intenta cumplir con sus promesas de campaña de no disminución de derechos sociales, no disminución del salario, no privatización, bueno, será un buen escenario. Si la coalición gobernante arremete contra esto, la tarea del FA será defender cada milímetro de conquista lograda», concluyó.

Powered by Facebook Like

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *