EL RELATO DE LA MUJER QUE CAYÓ AL MAR CON EL INSTRUCTOR: “NO PODÍA PARAR DE NADAR”

Cecilia Corso contó los minutos en los que protagonizó el siniestro en el aire y dijo que cada 11 de agosto festejará su cumpleaños.

Cecilia Corso fue la mujer que este domingo cayó al mar junto al instructor de parapente argentino, cuyo cuerpo todavía es buscado por la Prefectura y la Armada.

En diálogo con Telemundo, la mujer relató el episodio del que fue protagonista, y dijo que cada 11 de agosto festejará su cumpleaños.

«Me llegó el turno y salimos, salí filmando todo, una belleza, una experiencia alucinante. Cuando volvíamos apagó el motor y me dijo: ¿qué te pareció? Y le dije: lo mejor que hice en mi vida. Y ahí encendió el motor de nuevo, no sé qué pasó, pero fue cuando empezamos a caer», comenzó el relato.

Corso contó que empezaron a girar en el aire y que se dio cuenta que «el mundo daba vueltas» cuando sufrió el impacto contra el agua.

«En ese momento supuse que esto capaz que ya le había pasado otras veces, que sabría cómo reaccionar. Yo quedé boca arriba, pero con el agua como a 30 o 40 centímetros de mi cara, no podía respirar. Él intentó sacar el arnés un par de veces y no pudo. Yo seguí forcejeando y me di cuenta de que tampoco podía», añadió.

En un momento, señala, pudo sacarse el arnés y respirar: se sumergió y pudo liberar los pies. «Respiré un poco y me acerco, él estaba con la cabeza afuera del agua y le digo: tratá de sacarte el arnés. Me acerco y él se agarra de mí y me hunde. Me alejo, vuelvo a acercarme y a intentar tranquilizarlo. Pero estaba aturdido. Le digo: agárrate de algo, luego queda toda la vela entre nosotros y no lo veo más», contó.

Corso comentó que estaba agotada y con mucho frío cuando vio la costa y decidió nadar hasta allá. «Me puse a nadar hacia la costa, cuando me cansaba hacía la plancha y cuando podía volvía, tenía claro que no podía parar porque hacía un frío bárbaro», dijo.

«Cuando estaba llegando a las rocas un muchacho con un tablón me ayudó. Tengo un golpe en la espalda y varios moretones en las piernas, pero yo tenía el casco, él no me acuerdo si lo tenía puesto. Él me dijo algo así como: te tocó… no sé qué, como si me hubiera tocado una prueba de algo. De aquí en más el 11 de agosto voy a festejar mi cumpleaños», finalizó.

Powered by Facebook Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *