LA EXPLICACIÓN DE BONOMI DE PORQUÉ NO FUNCIONARON LAS CÁMARAS EL DÍA QUE FUGÓ MORABITO

El ministro contó también que estaba planeado el traslado del mafioso italiano y sus compinches para un día después de su fuga, y que tiene la hipótesis de que alguien les advirtió de esa medida.

El ministro del Interior, Eduardo Bonomi, dijo, según se desprende de la versión taquigráfica de su visita a la comisión de Seguridad del Senado, que las cámaras de seguridad de la ex cárcel Central no funcionaron el día que se fugó Rocco Morabito porque habían sido pedidas por un fiscal de Delitos Económicos, quien investigaba una denuncia sobre maltratos cometidos por policías a presos de ese lugar.

«La autoridad responsable de retirar las cámaras se dio a través de una orden fiscal, quien solicitó las imágenes, pero no la grabación de estas, sino la totalidad de estas para que no pudiera haber manipulación. Por eso se entrego el DVR, o sea, no se entregan las cámaras sino la grabación de estas. Esta grabación la retira la directora de asuntos internos y da cuenta a la directora del Centro de Ingreso, Diagnóstico y Derivación que quedaba sin DVR a los efectos de que se pudieran tomar medidas alternativas», contó Bonomi.

El jerarca dijo que no tiene información de que la directora de la ex cárcel Central, quien en su momento responsabilizó públicamente al ministerio por la fuga de Morabito, explicando que ella había advertido de las condiciones de reclusión, haya pedido «medidas alternativas» para suplir el retiro de las cámaras.

Bonomi también dijo que no le quedan dudas de que esa denuncia, la que motivó el retiro de las cámaras fue «falsa», y que tenía el objetivo que finalmente se produjo: que la cárcel quedara sin sistema de videovigilancia.

Asimismo, el ministro comentó que se maneja la hipótesis que se les avisó a quienes se fugaron que, al otro día, es decir el 24 de junio, iban a ser trasladados «para que adelantaran esa posible fuga».

Bonomi contó que conocía el informe de inteligencia carcelaria que daba detalles sobre la posible fuga de Morabito y sus compinches, y que cuando le informaron sobre lo que contenía ordenó que se tomaran tres medidas.

Por razones administrativas, señaló, se tomó la decisión del traslado de «todas estas personas» a la unidad 1 de Punta de Rieles, pero hubo «dificultades jurídicas» para realizar el traslado. Por lo tanto, se resolvió reforzar la seguridad que había en la ex cárcel Central con efectivos de la Guardia Republicana y, mientras tanto, acondicionar un lugar especial en el Penal de Libertad «que cumpliera con la normativa internacional».

Ese traslado iba a ser a partir del 24 de junio, es decir un día después del día que se efectivizó la fuga. «Manejamos la hipótesis de que se avisó, a quienes se fugaron, que al otro día iban a ser trasladados al Penal de Libertad para que adelantaran esa posible fuga», señaló.

Powered by Facebook Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *