EXCAVACIÓN REVELÓ ANTIGUOS RESTOS INDÍGENAS EN PLENA PLAYA MANSA DE PUNTA DEL ESTE

“Nos permite acercarnos a una esfera distinta del mundo de estas poblaciones prehispánicas”, dijo la antropóloga Marcela Caporale, que calificó de “rescate de urgencia” la excavación, realizada antes de que varias obras modifiquen la zona.

A pocos metros de la orilla de la Playa Mansa de Punta del Este, a la altura de la Parada 2, un grupo de personas está tirada sobre la arena con lonas, palitas y otras herramientas. No son veraneantes disfrutando con sus hijos del balneario más exclusivo del país: se trata de un equipo de antropólogos que intenta rescatar los vestigios arqueológicos de poblaciones indígenas prehispánicas, hoy en riesgo de desaparecer por el avance de la urbanización.

Hace mucho que se sabe que la costa de Punta del Este guarda restos importantes de poblaciones indígenas. En los años 70, el coleccionista Osvaldo Rodríguez identificó este punto como uno de los varios sitios arqueológicos en esta parte de la costa uruguaya y la cuenca del Arroyo Maldonado, cuando las transformaciones por mano del hombre hicieron que afloraran a la superficie varios objetos antiguos.

Muchas décadas atrás, incluso, varios esqueletos fueron recolectados en enterramientos indígenas encontrados en Punta del Este y enviados al Museo Histórico Nacional, donde hoy se exhiben. Sin embargo, hasta ahora no se había hecho una investigación científica formal, como la que realizan en este momento el Centro Interdisciplinario de Manejo Costero del CURE y la Facultad de Humanidades, con apoyo de la Intendencia de Maldonado y el Municipio de Punta del Este.

¿Por qué hacer ahora este trabajo? La antropóloga Marcela Caporale, una de las responsables del proyecto, explicó a Montevideo Portal que se está haciendo un “rescate de urgencia”. La intendencia está realizando trabajos de ingeniería en la costa para regenerar las dunas, erosionadas severamente por el mar. Enterada de esto, Caporale planteó a la comuna que antes debía hacerse el rescate arqueológico de la zona. “Decidimos plantear la excavación, antes de que se altere el registro”, dijo. Esta semana, la noticia de las excavaciones había sido difundida por la emisora FM Gente.

Esa playa fue de otros

Desde 2014, cuando se planteó un proyecto de investigación regional, un equipo intenta inventariar y fechar los hallazgos arqueológicos de la zona. Hasta ahora, la única datación formal de objetos que se hizo reveló una antigüedad de 1.300 años.

Ya en el 2015, el equipo había hecho pequeños cateos en busca de material en este lugar. Y encontraron bastante, pese a la transformación provocada por la mano del hombre.

En la zona hay un relicto de suelo paleoindígena, que es oscuro y contrasta con la duna. Son restos de un gran sitio arqueológico que se extendía por toda la bahía. “Adquiere importancia ahora porque lo venimos perdiendo con cada temporal. Es un registro arqueofaunístico importante, no común en sitios costeros y que ameritaba estar 10 o 15 días investigando”, dijo Caporale.

Allí fueron encontrados instrumentos líticos (piedra), producidos por una tecnología de talla y también de pulido. Hay morteros (posiblemente usados para moler elementos, aunque falta hacer análisis químicos), boleadoras, pesas de red e instrumentos cortantes. Además hay restos óseos de fauna usada para alimentación: lobos marinos, peces variados, huesos de roedores, tortugas (marinas y terrestres), venados, algunas aves, además de mejillones y moluscos que quizá fueran usados para ajuares funerarios.

Caporale explicó que no es posible asociar estos elementos a las etnias conocidas en la época de la conquista, como los charrúas o guaraníes. Pertenecen a poblaciones muy anteriores, sin denominación histórica, que pueden remontarse incluso a 3.000 o 4.000 años atrás.

La antropóloga lamentó que el avance de las urbanizaciones haya hecho desaparecer zonas de muchos valor, como los cementerios que podían encontrarse a principios del siglo pasado en Punta del Este. Sin embargo, como mencionamos, hay restos esqueletarios conservados en museos.

“Esas colecciones se conservan y las analizamos tratando de datarlas. Este sitio en el que trabajamos permitiría dar un contexto a esos restos, lo que es una línea importante de análisis”, agregó.

El fenómeno del niño

Por ejemplo, entre esos esqueletos hallados hace tanto y no analizados, está el de un niño que poseía un collar de caracolitos. “Esto nos abre la posibilidad de estudiar la parte simbólica de estos grupos, a lao que muchas veces es difícil acceder. Preguntarnos por qué el ajuar, por qué hay niños y no hombres en los enterramientos. Nos permite acercarnos a una esfera del mundo de estas poblaciones distinta a la de la sola supervivencia”, contó la antropóloga, que destacó que el grupo sigue buscando fondos para desarrollar estas investigaciones.

El equipo trabajará hasta el martes y luego la excavación se cerrará y se restituirá la duna, pero la historia no termina allí.

Se va a seguir trabajando con la intendencia en el diseño de una exposición, para que tenga una difusión mayor y la población acceda a ver los objetos contextualizados. Aún no está definido en qué museos o salas se hará.

La próxima etapa es abordar los predios que no han sido alterados en el propio casco de Punta del Este, agregó Caporale.

La antropóloga resaltó lo esencial que es concientizar a las autoridades y tomadores de decisiones para que este inventario se pueda realizar antes de que el daño prosiga. “Es importante hacer estudios de impacto antes de cualquier remoción del terreno, establecer un mapa con puntos rojos donde se pueda trabajar”, explicó. Actualmente, se trabaja en conjunto en este sentido con Arqueología de la Comisión de Patrimonio. “Es una acción importante que hay que continuar. Se estaban perdiendo muchos sitios por las obras”, dijo.

Al igual que sucede con la preservación de la fauna nativa, el resguardo de nuestro pasado es una carrera a contrarreloj contra la transformación producida por la mano del hombre y el avance imparable de la urbanización. “Hay que abordar la problemática de cómo se están perdiendo los recursos naturales y culturales”, reflexionó Caporale.

 

Powered by Facebook Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *