EL KIKI TENÍA TRES ARMAS Y NO TUVO INTENCIÓN DE DISPARAR CONTRA LA POLICÍA CUANDO SE SINTIÓ ACORRALADO

Con el delincuente había un menor de edad, que está siendo indagado. El Kiki está internado con muerte cerebral.

El fiscal Juan Gómez, quien lleva adelante la investigación sobre el asesinato de Florencia Cabrera, la cajera asesinada el pasado fin de semana en un supermercado de La Blanqueada, aclaró este martes, luego de que se trascendiera que Cristian Pastorino se había suicidado, que el delincuente está internado con muerte cerebral, luego de dispararse en la sien.

El funcionario contó que, en la casa, que se está investigando si tiene alguna vinculación directa con el caso, además de el Kiki había un menor de edad, a quien se lo detuvo para interrogarlo.

El Kiki fue hallado con muerte cerebral en una casa del barrio El Monarca, en el kilómetro 23 de la Ruta 8; junto con el cuerpo se encontraron tres armas calibre 32, todas del mismo calibre que el arma que utilizó el delincuente para rapiñar el supermercado, herir de muerte a la cajera y herir de gravedad al guardia de seguridad.

Según Gómez, la actuación policial debió ser de “extremo cuidado”, porque el delincuente había manifestado que se iba a enfrentar a la Policía cuando se diera el contacto. “La detención de este tipo de personas requeridas no es una cuestión fácil. Son personas que están jugadas”, declaró el funcionario en declaraciones a la prensa que recogió Subrayado.

Aunque Gómez lo adjetivo como una persona con “personalidad desestructurada”, el Kiki no se tiroteó con la Policía y solo hizo un disparo: con el que intentó quitarse la vida. “Afortunadamente no hizo otros daños a la sociedad”, dijo Gómez, quien contó que el homicida se encontraba en esa vivienda desde la madrugada de este martes.

Gómez explicó que la “publicidad” que tuvo el caso, la decisión policial de destinar muchos funcionarios, el trabajo de éstos y la necesidad de dar una respuesta a la sociedad motivaron a que se encontrara a el Kiki a pocos días de cometer el delito, a pesar de que era buscado hace dos meses por matar a su pareja, madre de dos hijos. “Me consta que se hizo todo con rigor para atraparlo” por ese crimen, sostuvo Gómez.

El fiscal aclaró que Pastorino actuó solo en el asalto al supermercado de La Blanqueada, y que escapó solo en su moto. Gómez descarta sí las versiones que versaban que el Kiki había fugado con otra persona.

Powered by Facebook Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *