Gobierno rechaza que familia siria esté «sumergida en la pobreza»

Secretos de familia

La Secretaría de Derechos Humanos rechazó que la familia del refugiado sirio Merhi Alshebli esté “sumergida en la pobreza” y aseguró que no hubo “promesas incumplidas”. La familia, de 17 integrantes, asegura que con 14 mil pesos “no se puede vivir”.

La Secretaría de Derechos Humanos de Presidencia rechazó que el refugiado sirio Merhi Alshebli y su familia, una de las cinco que llegaron a Uruguay en octubre de 2014, se encuentra «sumergida en la pobreza» como indicaba este viernes un informe este Portal.

«Nos mostraron maravillas de Uruguay y nos dijeron que mis hermanos mayores iban a conseguir trabajo enseguida. Como queríamos mejorar nuestros padres aceptaron el ofrecimiento, pero estamos mucho peor que antes. Nunca nos dijeron que vivir aquí era tan caro», dijo al matutino el hijo de Alshebli.

Mehri Alshebli dijo que la comida escasea y que no llegan a fin de mes. «Comprar nylon en una barraca, semilla, alguna herramienta, comida y ropa para diecisiete personas con catorce mil pesos no alcanza», aclaró, y pidió que les traigan las herramientas prometidas para empezar a trabajar.

A partir de un comunicado, la Secretaría de Derechos Humanos de Presidencia remarca que «es completamente inexacto afirmar que la familia, que además cuenta con una vivienda perfectamente habitable y una chacra para producir, se encuentre ‘sumergida en la pobreza'».

La Secretaría recordó que, en el marco del programa de reasentamiento, el Instituto Nacional de Colonización cedió a la familia una chacra de 35 hectáreas en Salto, atendiendo que «varios de sus integrantes contaban con conocimiento y experiencia en actividades agrícolas y ganaderas».

El gobierno también afirmó que se aseguró a la «inclusión educativa» a los nueve hijos de la familia (siete en Primaria y dos en Secundaria) y «sanitaria», ya que todos tienen cobertura por el Sistema Nacional Integrado de Salud.

La Secretaría de Derechos Humanos negó que haya «promesas incumplidas» y afirmó que el programa de reasentamiento «se viene cumpliendo con el cronograma previsto de apoyo económico y técnico para las cinco familias» y pone énfasis en que el cronograma estaba en conocimiento de los refugiados «desde el primer momento».

El programa de inserción incluye que dos profesionales hagan un seguimiento de las familias, así como un servicio de intérpretes y profesores de idioma español.

La Secretaría remarcó además que «el énfasis está puesto en garantizar soluciones de vivienda y laborales para las familias, partiendo de la base de la intención de todos sus integrantes mayores de edad de trabajar y autosustentarse. En esa línea, como ya se mencionó, se les cedió a la familia en cuestión, en carácter de colonos, una chacra y se vienen realizando coordinaciones a nivel local para que los integrantes que no trabajen en actividades agrícolas o ganaderas, puedan hacerlo mediante un microemprendimiento propio o una salida al mercado laboral».

Powered by Facebook Like

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *