Sí, puede jugarse un clásico

El operativo de seguridad fue exitoso y los hinchas de Boca tuvieron su fiesta.

Uno de los grandes desafíos que tenía el operativo de seguridad montado para la llegada de la hinchada de Boca Juniors al Parque Central era determinar su efectividad pensando en que, en el futuro, el estadio tricolor pueda albergar un clásico, tal cual es la intención de sus dirigentes. Y ese reto salió bien.

En grupos de amigos, peñas, en familia y en barra. Así llegaron ayer los hinchas de Boca a Montevideo para ver a su equipo jugar contra Nacional por la Copa Libertadores.

Cientos de autos y una gran cantidad de ómnibus trasladaron a los fanáticos xeneizes por tierra, mientras que varios eligieron la vía aérea para viajar hacia Uruguay.

Desde muy temprano la zona del Parque Batlle de Montevideo comenzó a notar un movimiento poco común.

«¿Por qué tanto despliegue? ¿Hay partido?», le preguntó una joven a una amiga mientras empezaban a trotar por el lugar asignado para los simpatizantes argentinos. «Hay que tener cuidado con estos muchachos», dijo una señora que pasó por el Parque Batlle, haciendo alusión a La 12.

Operativo para Nacional-Boca en el Parque Central. Foto: Marcelo Bonjour.

Pero todo quedó en dichos y anuncios, porque el operativo organizado por el Ministerio del Interior con el apoyo de la seguridad de Nacional, fue un éxito.

Es que tras llegar a Montevideo, cualquiera haya sido el medio de transporte, los hinchas de Boca ya tenían el Monumento a la Carreta como el lugar asignado como punto de concentración para luego emprender el camino, a pie, hacia el Gran Parque Central.

Según lo establecido por el Ministerio del Interior, desde el Parque Batlle los simpatizantes argentinos debían recorrer Avenida Centenario, Luis Alberto de Herrera y Juan Ramón Gómez para hacer su ingreso al GPC. Y así fue. Con total y absoluta normalidad, los 3.000 hinchas que tenían su entrada comenzaron el periplo a medida que fueron llegando al punto de concentración.

Con cánticos, gritos, algún cruce de bromas con la gente en la calle, pero sobre todo con mucha tranquilidad, los parcials xeneizes cumplieron con lo pedido y la Guardia Policial a cargo del Ministerio del Interior no tuvo problemas para llevar a cabo su extenso trabajo.

Cientos de efectivos policiales, de la Guardia Republicana y de la Policía de Tránsito fueron convocados para cumplir con la difícil tarea de ordenar el ingreso de una de las hinchadas más «pesadas» del mundo.

La vedette.

Al pisar suelo uruguayo y tras varias horas de viaje, los hinchas de Boca se dieron de frente con el Estadio Centenario. Muchos fueron los que no dejaron pasar la oportunidad para sacarse una foto con el Monumento Histórico del Fútbol Mundial de fondo. «Uh, sacame una foto con el Centenario de fondo, viejo. Mirá qué lindo», le dijo un veterano a otro ni bien se bajaron del auto.

Retraso.

Varios micros que trasladaban a hinchas de Boca, en su mayoría de La 12, se demoraron más de lo previsto en la frontera con los cacheos de seguridad y eso hizo que llegaran directamente al Parque Central, escoltados por la Policía. Rafael Di Zeo, jefe de la barra del club argentino, ingresó a la tribuna Scarone con el partido empezado y antes, consultado por los medios, dijo que en Uruguayo lo trataron «de primera».

El operativo fue exitoso. La Policía colaboró, demostró que se puede trabajar junto a los clubes, y los hinchas de Boca tuvieron su fiesta.

La 12 ingresó al Parque con el partido empezado.

Sobre las 15:30 horas, varios micros que trasladaban a hinchas de Boca hacia Montevideo fueron liberados en Young tras un extenso control y allí estaba La 12, con Rafael Di Zeo a la cabeza. Llegaron tarde.

Tuvieron punto de encuentro.

El Parque Batlle de Montevideo fue la zona que determinó el operativo de seguridad para la concentración de los hinchas de Boca y todo transcurrió sin ningún tipo de inconvenientes rumbo al Parque Central.

El operativo funcionó.

La Policía, la Guardia Republicana y la Policía de Tránsito fueron parte del operativo que le dio custodia a la hinchada de Boca desde antes que ingresara a Montevideo hasta el regreso a territorio argentino.

Convivencia con armonía.

Los hinchas de Boca tuvieron un muy buen comportamiento por las calles de Montevideo durante el recorrido que hicieron para trasladarse desde la zona del Parque Batlle hacia el estadio tricolor.

No pararon de cantar.

«El vamo a traer la Copa a la Argentina…» fue el cántico que más se escuchó desde la hinchada de Boca en la tribuna Héctor Scarone, donde los 3 mil fanáticos xeneizes vieron el partido anoche en el Parque.

Rafael Di Zeo, líder de La 12, la barra de Boca, a su llegada al Parque Central. Foto: Gerardo Pérez.

Powered by Facebook Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *