Más de 10.000 desplazados y caminos dañados; se reúnen intendentes y OPP

Solo en Durazno se calcula que el número de desplazados es cercano a los 6.500, y las familias afectadas son unas 762.

La capital duraznense está rodeada de agua. Además de las 3.200 personas registradas por el Cecoed, otro tanto de autoevacuados eleva a 6.500 el número de desplazados por la creciente del río Yí.

Sin lluvias a la vista y con la finalización de la llegada de grandes volúmenes de agua acumuladas en las zonas «altas» del departamento, como de Polanco del Yi, Sarandí del Yi, Blanquillo y otros afluentes, la situación parece haber llegado al tope.

«Se espera que comience a formarse una meseta en el nivel de río, que daría paso después a un descenso lentamente», dijo a El País José Luis Queirolo, director departamental del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca e integrante del Comité de Emergencia.

Hasta el jueves, el número de familias afectadas ascendía a 762, desglosadas en 2.669 personas (1.010 de ellas son menores), pero se considera que un número similar, e incluso superior de autoevacuados aún no se ha registrado, por lo que cerca de 6.500 el total de «evacuados».

«Las personas que están siendo asistidas por este comité en los campamentos, reciben todos los servicios de sanidad, alimentación, abrigo, recreación, etc. y sumamos también aporte en alimentos a los campamentos que se han formado en las orillas del río, los que previamente deben registrarse para que organizadamente podamos asistirlos», dijo el intendente Carmelo Vidalín.

El jerarca señaló que se sigue pidiendo a todas las familias que resultaron afectadas que concurran a registrarse, firmando un documento que tiene validez de Declaración Jurada y que permite su incorporación a la lista del Cecoed y avala la condición de damnificado.

Reuniones con OPP.

Los intendentes de Río Negro, Paysandú y Salto informaron a representantes de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP) que en forma urgente necesitan recursos para reparar daños en unos 1.000 kilómetros de caminería.

Los territorios afectados son aquellos que están comprendidos en zonas productivas, por lo que se debe asegurar la salida de las cosechas. El departamento más perjudicado es Paysandú, que según el informe presenta daños en 700 kilómetros.

La reunión de los tres Intendentes, Oscar Terzaghi, Guillermo Caraballo y Andrés Lima, con los representantes del gobierno central, Pedro Apezteguía, Andrés Recalde y Guillermo Fraga, se realizó en la localidad de Young el jueves por la tarde.

Los representantes de la OPP vinieron a recabar la información precisa sobre los daños de caminería en estos tres departamentos para ser planteada en la sesión del Consejo de Ministros, que se va a llevar a cabo el sábado para tratar los efectos del desbastador tornado en Dolores y las intensas lluvias que han afectado prácticamente todo el país.

En Salto hasta la mañana de este viernes, el número de personas evacuadas ascendía a 510 personas, entre ellas 220 menores.

El río Uruguay se encuentra en una altura de 13.10 metros y las previsiones son de un ascenso de hasta 13.30 hasta el mediodía, hora en que se emitirá por parte de la Comisión Técnica Mixta de Salto Grande un nuevo informe.

Rutas cortadas

San José.

José Luis Falero, el intendente de San José, dijo esta mañana en radio Carve que desde su comuna han evaluado 950 km de caminería y que “de eso, 300 a 350 se tendrán que ‘recargar’, porque la lluvia se los llevó desde la base”.

“Ya hicimos una licitación para las tareas, pero la adjudicación de las obras dependerá de los recursos que pueda disponer el gobierno», señaló.

Falero dijo que “recuperar un kilómetro de camino de balastro cuesta unos U$S 20.000 dólares”, por lo que “eso da una demanda total de U$S 5 a 6 millones»

“Si el gobierno no puede responder, tendremos que buscar recursos afuera: BID, Banco Mundial, etc., para resolver las necesidades», agregó.

Reconstrucción en Dolores.

El Ministerio de Vivienda, Acondicionamiento Territorial y Medio Ambiente va a subsidiar en algunos casos totalmente la construcción de viviendas nuevas para los damnificados en Dolores. Así le fue comunicado al intendente de Soriano, Agustín Bascou, por la OPP y el propio ministerio. Se está pensando en viviendas de hasta 50 metros cuadrados que serán subsidiadas.

Un relevamiento terminado el jueves por la Dirección Nacional de Bomberos precisó que unas 500 viviendas de la ciudad de Dolores, de 17.000 habitantes, quedaron con muy graves daños. Una cantidad similar sufrió daños de mediana gravedad, y en otras 500 fueron leves. El relevamiento le va a ser entregado este viernes al presidente Tabaré Vázquez.

Se calcula que en Dolores fueron afectados 150 comercios, 158 manzanas y 2.100 padrones. Mario Castro, presidente del Banco de Seguros (BSE), dijo a El País que en esa ciudad hay denuncias de 50 daños en autos, 40 reclamaciones varias y 14 por invernáculos afectados. En el caso de los autos y de manera excepcional no se cobrarán deducibles. El BSE agilitará los pagos y actuará con flexibilidad, aseguró.

El intendente Bascou dijo a El País que el gobierno central se encargará de las soluciones habitacionales y que la comuna contribuirá con algunas obras civiles y maquinaria.

La intendencia ,con recursos propios, encarará el restablecimiento del alumbrado de la ciudad, lo que le demandará unos US$ 600 mil, y se encargará de la reparación de la plaza Constitución de la ciudad, que sufrió daños cuantiosos. «Se va a requerir una ampliación presupuestaria» porque no se destinarán a esas tareas recursos de la comuna ya asignados a otros fines.

Colonia.

El intendente de Colonia, Carlos Moreira, le planteará a la OPP que en su departamento hay 2.250 kilómetros de caminería rural que deben ser hechos de nuevo porque están casi intransitables, cuya reparación costará alrededor de US$ 20.000 por kilómetro, por lo que la inversión puede llegar a superar los US$ 40 millones.

«Llovió cinco días sin parar. Nunca había pasado. Ahora se necesita un auxilio extraordinario. Se rompió todo. El presupuesto no alcanza ni de cerca», dijo el intendente. Pero el daño en las viviendas también es enorme, en particular en Carmelo, Rosario y Nueva Helvecia. Por ejemplo, en Carmelo se llevaron 18 camiones de 20 toneladas al vertedero municipal con televisores, colchones y camas inutilizables, contó Moreira.

La intendencia deberá también reconstruir espacios públicos como un parque de Rosario que desapareció. Allí también cayó un puente que tenía 120 años. Al puerto de Nueva Palmira se puede ingresar aunque dando un largo rodeo, pero hay daños graves en las rutas 1, 21 y 22.

Powered by Facebook Like

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *