¬ŅPor qu√© Disney mata a los padres de sus h√©roes?

Una de las marcas de identidad del estudio establece que sus protagonistas sean huérfanos, como en Un gran dinosaurio

Por Michael Cavna, The Washington Post
En las pr√≥ximas semanas se estrenar√° en los cines locales Un gran dinosaurio, una realizaci√≥n conjunta de Disney y el estudio de animaci√≥n Pixar. En la pel√≠cula, como ya se conoce a trav√©s de los avances, Arlo, el dinosaurio del t√≠tulo, pierde a su padre al principio de la historia. ¬ęTuvimos que hacerlo porque es Disney¬Ľ, dijo Jonathan Pytko, uno de los trabajadores involucrados en la pel√≠cula.
Parte del genio de Walt Disney fue saber que la animaci√≥n no es una barrera para entretener al p√ļblico de todas las edades. Y quiz√°s ning√ļn drama entretiene a todos los p√ļblicos de forma tan confiable como la historia del paso a la madurez.

 

Desde el primer largometraje animado del estudio (Blanca Nieves y los siete enanitos, de 1937), los h√©roes y hero√≠nas de Disney se enfrentan de forma rutinaria con tragedias que los hacen crecer a la fuerza. As√≠, el p√ļblico se convierte en testigo del usualmente dif√≠cil camino a la maduraci√≥n. Y una de las formas m√°s inmediatas y emocionales de generar esto es hacer desaparecer de forma literal o virtual a uno o los dos padres.
Ya sea porque un personaje es hu√©rfano desde el comienzo, o se presencia el evento fatal al inicio de la pel√≠cula o directamente no se explica la ausencia parental. Nada aplasta el capullo de un ni√Īo como el evento que lo convierte en una mariposa herida pero curtida.
Esto está en el ADN del estudio, instaurado entre cada generación de creadores y transmitido como uno de los mejores trucos de la empresa. Y así surge un desfile de princesas heridas, desde Cenicienta hasta Elsa, desde Bella y Ariel hasta Jasmine y Tiana.
Esto también tiene relación con la propia vida de Walt Disney, quien se sentía parcialmente responsable por la muerte por asfixia de su madre, a causa de un envenenamiento con monóxido de carbono, generado por un problema en la casa que él le había comprado con las ganancias de Blanca Nieves.
Pero ser un estudio popular siempre en busca de nuevas historias presenta un problema diferente: confiar en las mismas tramas una y otra vez, y el p√ļblico ya comienza a verlo incluso como una broma.
Pixar no lo utiliza con tanta frecuencia, aunque lo hace (como en Buscando a Nemo). Por eso, ver lo que sucede en Un gran dinosaurio es un poco decepcionante desde un punto de vista creativo. No solo esa escena se ve como un cliché, sino que también es demasiado similar a la escena de la muerte de Mufasa en El Rey León.

La √ļnica esperanza es que el estudio eventualmente ¬ęjubile¬Ľ este recurso. Porque en un momento, si este elemento cansa al p√ļblico, el golpe mortal no ser√° para el padre, sino para la pel√≠cula en s√≠ misma.

Powered by Facebook Like

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *