Subasta de bienes incautados por la Junta Nacional de Drogas superó expectativas

El remate organizado por la Junta Nacional de Drogas (JND) de automotores decomisados al narcotráfico finalizó con la venta de todas las unidades presentadas, que sumaron 235.669 dólares para las arcas del Estado, una vez culminados los respectivos procesos judiciales. Estos recursos se destinarán a políticas de lucha contra el consumo abusivo de drogas en áreas de prevención, tratamiento e inserción, entre otras.

La subasta de treinta automóviles, algunos de ellos de alta gama, y motocicletas superó ampliamente las expectativas, según un informe de la JND.

Se remataron vehículos de porte mayor, como camionetas Chevrolet Captiva y Toyota Hilux modelos 2012, una Volkswagen Amarok de 2010, automóviles Chevrolet Cruze de 2013, Aveo de 2010, Renault Fluence de 2012 y Peugeot 408 de 2011, con valores de mercado que oscilan entre los 18.000 dólares y los 35.000. El lote también incluyó una moto Kawasaki Versys 1000 cc con un precio de 15.000 dólares.

Más de 600 personas participaron del remate público el miércoles en la el local de la División Remates y Depósitos Judiciales del Poder Judicial, en la calle Juan Jacobo Rousseau, esquina La Habana.

El dinero de los bienes rematados queda a disposición del Poder Judicial durante la sustanciación del proceso, para cuando finalice se destine al fortalecimiento de las políticas de lucha contra las drogas que desarrolla el Gobierno.

Para el último trimestre de 2015 se prevé el último remate de vehículos del cronograma planificado.

El objetivo último y específico consiste en el remate de los bienes; con el dinero resultante se contribuye al fortalecimiento de los programas que atienden el consumo abusivo de distintas sustancias adictivas.

24 remates

Se han realizado 24 remates desde 2010, en los que se vendieron más de 550 vehículos, tres embarcaciones, nueve inmuebles, joyas, muebles y artículos varios, con un producido que ronda a los cuatro millones de dólares.

Las ventas anticipadas de este modo tienen como fin evitar el deterioro y desvalorización de los bienes.

El área dependiente de la Secretaria Nacional de Drogas desarrolla sus tareas en forma conjunta con los ministerios del Interior y de Defensa, la Dirección General del Tráfico Ilícito de Drogas, Agencias de Lucha contra el Narcotráfico y Lavado de Activos, Fiscalías, Poder Judicial y otros actores para disponer de los bienes y adjudicar el producido de los remates al fortalecimiento de las políticas de drogas.

Entre las medidas de enfrentamiento al tráfico ilícito de drogas y lavado de activos se estableció, como medida accesoria a la pena, el decomiso de todos los instrumentos, bienes y productos del delito.

Esa iniciativa se considera más efectiva para desmotivar a las organizaciones criminales, frente a las que solo la pena de cárcel no producía la efectividad buscada.

Se trata de organizaciones movidas por la búsqueda de lucro y riqueza, por lo que está establecida la necesidad de expropiar sus bienes.

Un aspecto particular de la normativa es el destino de estos bienes (artículo 68 de la Ley 17.930), pues se derivan a prevención, atención, tratamiento y reinserción social de los usuarios de drogas. También son beneficiadas las agencias encargadas de la lucha contra el tráfico y lavado de activos, así como al Poder Judicial y Fiscalías, en especial de crimen organizado.

Powered by Facebook Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *